Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

PLAYOFFS NBA

¿Cuál ha sido el partido más largo de la historia de la NBA?

¿Cuál ha sido el partido más largo de la historia de la NBA?

Tras las cuatro prórrogas disputadas por los Blazers y los Nuggets, nos preguntamos cuál fue el encuentro que más duró en la NBA.

Los Blazers derrotaron a los Nuggets en un partido eterno en el que anotaron 277 puntos entre los dos equipos y jugaron cuatro prórrogas, algo que no sucedía en los playoffs de la NBA desde el 21 de marzo de 1953, cuando los Celtics ganaron a Syracuse Nationals, lo que luego serían los Sixers, 111-105. Un duelo (hace 66 años) en el que Red Rocha y Paul Seymour (Nationals) jugaron 67 minutos y Bob Cousy (Celtics), 66. Los tres son los únicos que superan en un duelo de eliminatorias los 64:58 que ha disputado esta noche Nikola Jokic, que además jugó 44 seguidos, todo desde el descanso. Antes de este, solo había habido 16 partidos con cuatro prórrogas en la historia. Con cinco ha habido tres, dos en 1951 y una en la edad moderna, un Bucks-Sonics de 1989 en el que Dale Ellis batió el récord de minutos en Regular Season, con 69. Sin embargo, el partido más largo de la historia incluyó seis prórrogas y 78 minutos de tiempo de juego y se jugó el 6 de enero de 1951.

Ese día, los Indianapolis Olympians visitaron a los Rochester Royals. Ambos equipos se enfrentaron en un partido sin tiempo de posesión, lo que llevó a jugadas eternas y un marcador de puntuación ínfima. Conservar la ventaja era una necesidad. Por ello, los cuatro cuartos reglamentarios mostraron un marcador bajo (65-65). Pero eso no era nada en comparación con lo que pasaría a continuación: seis prórrogas en las que se anotaron ¡18 puntos en total! Los mismo que logró solo CJ McCollum en los cuatro tiempos extra del duelo ante los Nuggets.

Un drama (ganaron los Olympians 75-73) que se disecciona de la siguiente forma: 2-2 (primera prórroga), 0-0 (segunda), 2-2 (tercera), 0-0 (cuarta), 4-4 (quinta) y 2-0 (última). Los Olympians anotaron 10 tantos y los Royals 8 para ese resultado final de 75-73. Los derrotados (los actuales Sacramento Kings) en ese día de todos formas tuvieron un final muy feliz esa temporada, pues ganaron el anillo tras derrotar a los New York Knicks (4-3).