SELECCIÓN

Darío Brizuela, demente…, y gunner ‘enamorado’ de Cesc

Darío Brizuela, demente…, y gunner ‘enamorado’ de Cesc

LOF-FEB

Europa Press

Sus primos le hicieron un fanático del Arsenal. Ahora tiene 16 camisetas distintas de los londinenses. Laso se interesó por él cuando era un crío en San Sebastián.

“No va a haber un antes y un después de esto”. Darío Brizuela (8-11-1994) quiso poner los pies en el suelo antes de que nadie se los levantase en Ankara. Metió 18 puntos en menos de 14 minutos y confirmó que, a sus 24 años, este puede ser el año del despegue. Sus estadísticas en la ACB (segundo anotador de la ACB sólo por detrás del canadiense Dylan Ennis) hablan de un salto exponencial que él mismo se ha procurado. “Este verano era importante para mí”. Por eso no cogió vacaciones y se buscó un equipo de trabajo, preparador físico y nutricionista incluido. Le ha funcionado. “Estoy preparado. Estas cosas van sucediendo y estoy contento. Pero le doy las gracias a Sergio (Scariolo) por la oportunidad”.

Nacido en San Sebastián, lo suyo viene de familia. Su padre Javier fue entrenador; su madre María Arrieta, jugadora; su tío Txus llegó a jugar en Baskonia y su hermano Iván, quien le metió el gusanillo por el baloncesto y el responsable, además, de su mote. Admirador de Kobe Bryant, su descaro para penetrar y sus ganas de imitar a la leyenda de los Lakers empujaron a Iván a copiar el mote de Kobe dándole un toque personal. En lugar de “black mamba”, “basque (vasca) mamba”. Si quieren seguirlo en twitter, lo encontrarán en esa cuenta.

Brizuela ya es un demente más. “Una alegría”, dijo en Ankara cuando le comentaron que, en un momento del partido, cuatro canteranos del Estudiantes (él mismo, Beirán, Sáiz y Jaime Fernández) coincidieron en la cancha. Y faltaba uno. Edgar Vicedo, buen amigo suyo, se quedó fuera de la lista. Internacional en todas las categorías, Laso se interesó por él cuando estaba en el Guipuzkoa, pero a Brizuela le convencieron más “las condiciones académicas de Estudiantes” según relataba en una entrevista reciente al Diario Vasco.

Pero aunque la vida le haya llevado al baloncesto, la gran pasión de Darío Brizuela es el Arsenal. “Es una historia muy larga, te la cuento otro día…”, comenta a As. “Cuando era pequeño me hice fan de Henry por mis primos…, mi tío me regaló la camiseta… Me enamoré de Fábregas, me dio muchísima pena cuando perdieron la final de París en 2006 contra el Barça (2-1 tras ir ganando 0-1). Ahora soy un loco que tiene una colección de 16 camisetas”. Pese a que el inicio de su pasión por los gunners coincidió con los Invincibles (el Arsenal de Wenger que no perdió ni un partido de Premier en la temporada 2003-04), no llegó a conocer Highbury (“he intentado pisar todo lo que es la cultura del Arsenal”), pero sí ha estado en el Emirates dos veces. Que no se sorprenda su paisano Emery si este año en la cuenta de twitter de la “basque mamba” desliza alguna crítica…

0 Comentarios

Normas Mostrar

Webs de PRISA

cerrar ventana

© DIARIO AS, S.L.