Competición
  • Euroliga
  • Clasificación Eurocopa
Euroliga
Zalgiris ZAL

-

Panathinaikos PAN

-

Alba Berlin ALB

-

Estrella Roja RED

-

B. Munich MUN

-

Olympiacos OLY

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Anadolu Efes IST

-

SPURS 86 - WARRIORS 92

¡Historia! Curry y los Warriors igualan a los míticos Bulls de Michael Jordan: 72 victorias

Nadie ganó más que ellos. Con el MVP a la cabeza (37 puntos), los de Oakland igualan al mejor equipo de todos los tiempos. Lucharán por el 73-9 el miércoles ante Memphis.

NBA

Hoy es un día muy especial. Y no solo en el mundo del baloncesto, sino para el deporte en general. Los Golden State Warriors, ese equipo que lleva año y medio dibujando sonrisas en todos los rincones del planeta, han igualado a los míticos Chicago Bulls de Michael Jordan, Scottie Pippen y compañía: han hecho realidad lo que parecía imposible. 72 victorias acumulan los de Oakland desde que comenzó la temporada, tantas como consiguió el hasta ahora considerado como el mejor equipo de la historia del baloncesto. Y aún no han cumplido su objetivo: queda la última pieza del puzle; la última pincelada. Este miércoles, en su casa, el Oracle Arena, y ante los Memphis Grizzlies, intentarán cerrar una campaña de ensueño con su triunfo número 73: lo nunca visto; lo inimaginable. Todavía queda historia que contar.

Por el momento: 72-9, ¡63 victorias por encima del 50%! Y además, 34 triunfos fuera de casa (nuevo récord de la Liga). Y todo esto, de la manera más difícil posible: ante los mejores Spurs de siempre, en una cancha en la que llevaban sin ganar un partido desde 1997 (33 derrotas seguidas desde que Curry tenía 8 años), en back-to-back y evitando que los texanos se convirtieran en la primera franquicia de la NBA que acaba invicta una temporada en su feudo. El Álamo cayó, y los Warriors, como no podía ser de otra manera, entrarán en los libros de historia por la puerta grande. Nadie ganó tanto como ellos. Nadie divirtió tanto y a tantos. No queremos despertar.

Hasta que Curry dijo basta

Qué diferentes son los partidos en San Antonio de los que se juegan en La Bahía. Los Spurs, que siempre han sabido jugar sus cartas (Popovich es un genio), controlaron el ritmo del partido durante los dos primeros cuartos, dejando a los Warriors en 35 puntos al descanso (35-35), su peor marca de la temporada. ¿La siguiente peor? Los 37 de su anterior partido en el AT&T Center. Nadie sorprendido.

Los texanos asfixiaban a los visitantes a base de defensa y rebote (muy superiores en los primeros 24 minutos), pero los de La Bahía son como león al que solo puedes encerrar en una jaula de cartón: dos zarpazos y vuelven a por ti. Tras finalizar el primer periodo con un 21% en los tiros de campo (solo Curry y Green veían la luz de vez en cuando) y sufrir el ritmo lento (prohibitivo) de los Spurs, los Warriors sacaron la cabeza en el segundo cuarto para demostrar, de nuevo, por qué son el mejor equipo del mundo (una de las razones, claro): si no los rematas, nunca estás a salvo. Hasta el +9 llegaron los locales en la primera mitad, pero eso son 50 segundos para los de Oakland. No es suficiente. Al descanso, 35-35 y la sensación de que el partido era de los Spurs mientras no despertara la bestia.

Él sonríe y se deja querer. Pero es un verdadero asesino. ¿Se acuerdan de la jaula de cartón? Le duró exactamente dos zarpazos. Tras un 6-0 inicial de los Spurs, Stephen Curry dijo basta: anotó dos triples que metieron el miedo en el cuerpo a todos los que se dieron cita el domingo en El Álamo. Acabó el cuarto con 16 puntos, 27 totales, rompiendo la barrera de los 390 triples (¡lleva 392!) y cambiando de ritmo el partido: los Spurs seguían ahí (62-61), pero el encuentro había dado un giro de 180 grados.

Aparecieron el gigante Boban Marjanovic y Marreese Speights para deleitar al público y los suplentes de los Warriors aguantaron la rotación de los texanos sin problemas (Harrison Barnes dejó un par de perlas). A Popovich, sin Duncan ni Diaw, no le quedaban más cartas. Y fue entonces cuando volvieron los titulares al parqué para decidir el duelo. Klay Thompson (14) acertó desde el lado derecho (SplashBrothers 51-6 Parker/Green) y Curry, que dejó boquiabiertos a los espectadores una y otra vez con canastas imposibles (dentro y fuera de tiempo), sumó otros 10 en los últimos minutos para acabar con 37 en su cuenta particular: su partido número 39 de +30 puntos en lo que va de temporada (el que más). La locura de siempre.

Otras barbaridades

Además de las 72 victorias, las 34 fuera de casa, las 63 por encima del 50%, etc. (sí, hay más), los Warriors batirán otros récords esta temporada: serán el primer equipo de la historia que termina una campaña completa sin perder dos partidos consecutivos y sin perder dos partidos contra el mismo equipo (@ESPNStats&Info ).

Tras los abrazos del final y la cascada de datos, fotos, memes, etc. que inundó las redes sociales, nos golpeó lo que acababa de suceder. Había pasado: los Warriors 2015-16 ya han ganado tanto como los Bulls 1995-96. Si nos lo dicen hace dos años...  Una realidad increíble. Un equipo irrepetible.