HEAT 109 - ROCKETS 89

Los Heat remontan 21 puntos contra un Harden negado

Tras realizar una gran primera mitad, los Rockets cayeron en Miami tras encajar un 65-26 en la segunda mitad. Harden, 0-10 en triples.

En la NBA suelen pasar cosas increíbles. Increíblemente buenas. Sin embargo, lo que ocurrió ayer en Miami se puede calificar de increíblemente raro. Los Houston Rockets, que siguen sin conocer la victoria esta temporada, fueron derrotados por los Heat, tras ir hasta 21 puntos por delante, gracias a una de las peores segundas partes de un equipo que se recuerdan en la liga: 65-26 y de vuelta a casa. Así de duro.

Todo cambió con un discurso, el que dio Udonis Haslem en el vestuario de los suyos al descanso y que no se escuchó desde Madrid de milagro. "Absolutamente genial", dijo el técnico Erik Spoelstra sobre el discurso tras el partido. "Es lo que hacen los líderes. Para cuando yo llegué ya iba por la mitad y no hubo mucho que añadir al final", añadió. No sabemos lo que dijo, pero nos lo podemos imaginar. Los Heat jugaron un segundo cuarto horrible que permitió a los visitantes irse 19 arriba al descanso, había que cambiarlo todo. Marcus Thornton, uno de los viajeros de la NBA (los Rockets son su sexto equipo en poco más de seis años), machacaba los corazones de los aficionados una y otra vez desde la línea de tres puntos (19 tantos, 5-6 en triples en la primera mitad). Solo Hassan Whiteside aguantaba el ritmo (15 puntos y 7 rebotes en los primeros 24 minutos).

Tras el descanso llegó la increíble remontada. Los locales, liderados por un backcourt de urgencias (Mario Chlamers y Tyler Johnson), lograron igualar el marcador al final del tercer cuarto y consiguieron su primera ventaja a ocho del final: 85-83. Los fans se volvían locos en South Beach. Y el partido aún no había acabado. Chris Bosh, que se tiró tres cuartos sin sumar un solo punto, se echó el equipo a la espalda para romper el partido (10 puntos en el cuarto periodo). Wade, que siempre está, aportó 20 tantos y el mejor fue Whiteside, que se aprovechó de las importantes bajas de los Rockets por dentro (ni Howard, ni Motiejunas ni Jones) para destrozar a los visitantes bajo los aros: 25 puntos, 15 rebotes y dos tapones.

La otra cara de la moneda fue James Harden. El escolta, para algunos 'MVP' de la liga la temporada pasada, estuvo negado en el tiro (2-15) y se pasó todo el partido sin chispa y errando triples (0-10). Los Rockets, el segundo mejor equipo de la Conferencia Oeste la temporada pasada, no conocen la victoria después de tres encuentros y, además, son uno de los peores equipos de la liga en ataque con menos de 90 puntos por partido. Así, como suena.