RAPTORS 104 - SUNS 100

Toronto sigue enamorando

Los Suns de Bledose y Thomas (26 puntos entre ambos en el último cuarto) metieron el miedo en el cuerpo a unos Raptors en los que sobresalió el lituano Valanciunas: 27-11.

0

NBA

NBA

Los Raptors sumaron una trabajada e importantísima victoria esta noche ante los eléctricos Suns (104-100) que les sirve para alcanzar a Memphis como el mejor equipo (12-2) de toda la NBA. Pese a todo, Phoenix estuvo muy cerca de arañar un triunfo que a principios del último cuarto (83-66) se antojaba impensable. Los de Jeff Hornacek llegaron a empatar el duelo a 98 a menos de dos minutos para el final gracias a la gran diferencia de acierto entre ambos equipos desde el triple (4/17 los locales por los 14/33 de los de Arizona). Una remontada capitaneada por Eric Bledsoe (25 puntos, siete rebotes y seis asistencias) e Isaiah Thomas (16 tantos): entre la pareja de bases (Dragic estuvo lejos de su nivel del curso pasado) anotaron la friolera de 26 puntos en el último periodo. Una hazaña ("No hay nada que nos detenga", comentaba tras el partido PJ Tucker) que puso el miedo en el cuerpo a la animosa hinchada canadiense que llenó el Air Canada Centre (un fortín: 9-1 para los de Casey, sólo Chicago salió victorioso).

Sin embargo, entre DeRozan (no le tembló el pulso para decidir desde la línea) y Lowry, quien logró un robo fundamental ante Thomas para acabar dando a Toronto la posesión en el salto entre ambos, decidieron un partido en el que antes había dominado Jonas Valanciunas como aún no se le había visto este año. El lituano se fue hasta los 27 puntos (10/11 en tiros de campo) y 11 rebotes. Amo y señor de la zona. "No tuvimos respuesta para él", reconoció Hornacek, cuyo equipo sumó su segunda derrota en la gira de seis partidos que le ha llevado por el Este. No en vano, se midió a un equipo que ha resuelto con victoria sus cuatro compromisos ante rivales de la otra Conferencia. Unos Raptors que siguen firmando su mejor inicio de siempre a la par que la ilusión se desborda en Ontario y de allí al resto de Canadá. Los dinosaurios enamoran.