Logo Eurocup

SEVILLA 65 - NYMBURK 66

Porzingis no basta y el Sevilla cae ante el Nymburk checo

El pívot anotó 13 puntos y Radicevic tuvo en sus manos la opción del triunfo en la última jugada. El visitante Simmons fue letal para los locales.

Sevilla
0
Porzingis no basta y el Sevilla cae ante el Nymburk checo
cb sevilla

El CB Sevilla perdió en San Pablo ante el Nymburk checo (65-66) en un duelo sin brillo que vuelve a despertar las dudas sobre un equipo incapaz de encontrar un hilo de regularidad en esta temporada. Ni los 13 puntos de un combativo Porzingis bastaron para agarrarse a la tercera plaza de este grupo C.

Tardó el CB Sevilla en hacerse a la idea de que disputaba un encuentro de Eurocopa. Lo hizo cuando Hernangómez decidió liderar a los suyos con puntos convertidos en sensaciones. El Nymburk se apoyó en su capacidad reboteadora para golpear a los sevillanos, aunque éstos apostaron por la rapidez y el pase interior de cara a afrontar la frialdad del duelo. Quizás no hacía falta mucha intensidad, pero Hernangómez se encargó de aportarla para justificar el aplauso de San Pablo. Llegaba tarde el cuadro sevillano a demasiadas acciones. También llegó tarde el triple de Porzingis cuando ya había sonado el final del primer cuarto (13-10). Precisamente el letón centraba parte de las miradas de una grada en la que estuvieron presentes ojeadores de varios clubes de la NBA.

El duelo real nació en el segundo cuarto. Byars decidió correr y lanzar. Lo hizo con acierto y la línea de tres tembló con sus acercamientos. Radicevic creció a su lado y Porzingis hizo un amago de entrar en el partido sin hacerlo definitivamente. Creció también un conjunto checo que aprovechó la inocencia de los sevillanos para agarrarse al choque. Hernangómez y Byars no bastaban y enfrente Benda reducía diferencias para dejar al CB Sevilla por debajo en el descanso (32-34). Demasiada improvisación. Roth, mientras, buscaba en su pizarra alternativas tácticas que nunca encontró.

El Nymburk no cambió tras el descanso. Hizo daño con muy poco y Simmons completó destrozos con sus lanzamientos de tres. Porzingis llevaba demasiado tiempo fuera de sus registros. Amenazaba con jugadas sin culminar y los checos trataban de abrir distancias sin encontrar tampoco argumentos de gran peso.

Seis puntos abajo inició el último cuarto un CB Sevilla sin chispa. El técnico pidió correr y el riesgo fue mayor. Byars retó a Simmons, que seguía siendo infalible desde la línea de triple. Porzingis, empequeñecido frente a sus marcadores, trataba de crecer apostando por el lanzamiento lejano. Un triple del letón despertó la ilusión de San Pablo colocando a tres a los sevillanos. Pero era tarde para soñar. Correr demasiado tarde provoca llegar a destiempo. Radicevic tuvo en sus manos el triunfo en la última jugada, pero ya había jugado con fuego su equipo y los puntos se evaporaron del mismo modo que su lanzamiento.

En diciembre de 2010, perdió en San Pablo ante el Nymburk. Tras ello, se clasificó bajo hilos heroicos y terminó jugando la final de la competición. El paralelismo parece lejano. Y la realidad de este equipo dista de agarrarse a una mejoría hasta ahora transparente.