Competición
  • Euroliga
  • Clasificación Eurocopa
Euroliga
Zalgiris ZAL

-

Panathinaikos PAN

-

Alba Berlin ALB

-

Estrella Roja RED

-

B. Munich MUN

-

Olympiacos OLY

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Anadolu Efes IST

-

Un grupo temible en el que nadie puede despistarse

EUROLIGA | ANÁLISIS GRUPO C

Un grupo temible en el que nadie puede despistarse

Un grupo temible en el que nadie puede despistarse

AFP

El Barça tendrá que sudar ante Fenerbahçe, Panathinaikos, Bayern y Milán. Uno de ellos dirá adiós a las primeras de cambio. Sólo el debutante PGE Turow parece fuera de foco.

Bayern Múnich (Alemania) – Estrella: Dusko Savanovic

Calendario Barcelona

Bayern Múnich 17-10
23-10
31-10
06-11
14-11
20-11
28-11
05-12
11-12
Sin det.

En negrita, partidos en casa.

El Bayern Múnich aprovechó su invitación a la Euroliga la pasada temporada. Clasificándose para el Top-16, sus cuatro derrotas en los últimos partidos dejaron en nada las cinco victorias consecutivas al inició de esa fase de clasificación. Pero al igual que el Armani, se rehízo en su propio país y venciendo al Alba Berlín en la final, alzó la Bundesliga, un hecho que no conseguía desde 1955.

Y todo ello gracias a la mano de Pesic desde el banquillo y el ya ausente Malcolm Delaney. El estadounidense es extremadamente difícil de sustituir, pero la veteranía de hombres como Jagla, Stimac y Savanovic han creado un núcleo duro que será extremadamente rocoso y difícil de vencer.

Emporio Armani Milán (Italia) – Estrella: Marshon Brooks 

Las cosas han cambiado en Milán y han sido a positivas. Los italianos vieron como el año pasado su presencia en la Euroliga fue importante (influenciados porque la sede de la Final Four era en su ciudad), llegando a los cuartos de final ante el Maccabi de Tel Aviv, que a la postre se convertiría en el campeón de la competición. Su “fracaso” en la máxima competición europea, espoleó al equipo de Luca Banchi que conquistó la Lega por primera vez desde 1996 al vencer al Montepaschi Siena.

Esta temporada, encuadrado en un grupo muy peligroso, el objetivo no cambia. El Milán quiere avanzar lo más lejos posible para hacer honor a un pasado envuelto en tres Euroligas. Y para ello ha remodelado en cierto grado su equipo, aunque ha sido más un intercambio de cromos. Langford, Jerrells y Lawal han sido reemplazados por Kleiza, Ragland y, sobre todo Brooks. El ex NBA es lo que se denomina un “jugón”. Corre, salta y encesta con una gran facilidad, envuelto en un estilo de juego sólo posible de aprender en los pabellones estadounidenses.

Fenerbahçe (Turquía) – Estrella: Nemanja Bjelica

La llegada de Zeljko Obradovic permitió al Fenerbahçe volver a llevarse la liga turca tres años después, pero el verdadero objetivo no es otro que el de convertirse en el primer equipo turco en llevarse la Euroliga. Tiene todo lo necesario para ello: entrenador, equipo y respaldo económico. Lo de la temporada pasada fue una toma de contacto que comenzó de forma muy positiva (acabó líder en un grupo en que estaban Barcelona y CSKA) pero que concluyó con estrépito: fuera del playoff de cuartos tras naufragar en el Top-16 (6-8).

Hay pocos equipos en el continente que pese a perder a McCalebb, Kleiza y Bojan Bogdanovic puedan sentirse reforzados. Un aviso en toda regla de su verdadero potencial. Siguen Preldzic (uno de los mejores aleros europeos) y Nemanja Bjelica, a lo que hay que sumar las incorporaciones de Ricky Hickman (campeón en Milán con el Maccabi), Bogdan Bogdanovic (la nueva perla serbia que maravilló en el Mundial), el checo y exNBA Jan Vesely y del escolta Andrew Goudelock (antiguo compañero de Pau en los Lakers y que aterriza con la vitola de MVP de la Eurocopa). Casi nada. Pues incluyan a Obradovic (el técnico con más Euroligas, ocho) dirigiendo desde el banquillo. El cielo es el límite.

Panathinaikos (Grecia) – Estrella: Dimitris Diamantidis

Pase lo que pase, el Panathinaikos siempre acaba apareciendo entre los candidatos al título. Este curso aterriza en al Euroliga tras revalidar doblete (liga y copa) en Grecia y con un viejo conocido de la afición española: Dusko Ivanovic. Un general para conseguir volver a una Final Four que no pisan desde 2012. En las dos últimas ediciones los helenos quedaron relegados en sendos quintos partidos del playoff de cuartos.

Pese a que la plantilla ha sufrido cambios importantes respecto al último año (a destacar la retirada de todo un clásico como es el interior estadounidense Mike Batiste) mantiene su columna vertebral: Diamantidis, James Gist y Antonis Fotsis siguen en el equipo. Junto a ellos, ilusionantes llegadas como la de los exACB Janis Blums, Esteban Batista (regresa a la Euroliga tras jugar la Eurocopa con el Pinar Karsiyaka turco) y el escolta estadounidense DeMarcus Nelson. Si Ivanovic da con la tecla (y los jugadores aceptan que lo haga) un equipo para no renunciar a nada.

PGE Turow Zgorzelec (Polonia) – Estrella: Mardy Collins

Con mucho esfuerzo y tras varios años persiguiéndolo, el PGE Turow alcanzó su gran objetivo la temporada pasada: conseguir su primer título de la liga polaca. Como recompensa, obtuvo un pasaporte para la Euroliga, con la mala suerte de que el sorteo en Barcelona lo situó en el llamado (y con razón) grupo de la muerte. No importa, para los pupilos de Miodrag Rajkovic ya es motivo de celebración participar por primera vez en la máxima competición europea de clubes.

En Turow disfrutaron de la mejor campaña europea de su club en la ULEB 2007-08 bajo la batuta de David Logan y Thomas Kelati, logrando la clasificación para cuartos. Con dos de sus referentes (Damian Kulig y Filip Dylewicz) aún en el equipo, Christian Eyenga llegó a firmar por los polacos para ser cortado poco después. Su relevo, otro exNBA como Mardy Collins debe asumir galones desde el primer momento.

 

Comentarios

Comentarios no disponibles