RIVAS 52 - PERFUMERÍAS 87

Un golpe cercano al KO

El Perfumerías impone su podería en la zona y en fonde de armario para llevarse la Supercopa ante un Rivas que tendrá que trabajar mucho para alcanzar a su rival.

Madrid
0
Un golpe cercano al KO

El Perfumerías Avenida golpeó primero con un gancho cercano al KO. Las salmantinas se llevaron la Supercopa, el primero de los tres títulos que se pondrán en juego esta temporada en el baloncesto femenino español, ante el Rivas Ecópolis, su gran rival los dos últimos años, y con la recompensa de convertirse en el primer equipo que se alza con cinco Supercopas consecutivas, superando en una las levantadas por Ros Casares y el Baskonia.

Y conquistó el trofeo sin muchas dificultades, imponiéndose por experiencia, fondo de armario y por el extremo talento de su pintura, superior al del Rivas desde el inicio del encuentro (22-50 en rebotes). Ajanovic, la mejor pívot ripense (6 puntos y cinco capturas) se encontró muy sola ante el reino que construyeron en la zona Rezan, Montañana y, sobre todo, Robinson. Además, contar con dos subcampeonas del Mundo como Marta Xargay (11 puntos, siete asistencias y máster class en dirección de juego con MVP de la final incluido) y Leonor Rodríguez (7) también ayuda a imponer respeto.

Robinson (18 tantos) no encontró nunca rival cuando encaraba la canasta. Los sistemas defensivos de José Ignacio Hernández para paliar la diferencia de centímetros entre postes (1,91 por 1,86 de media), con ayudas, muchas veces demasiado forzadas y largas, no taparon las grietas. En la primera parte, las tres pívots salmantinas habían anotado casi mitad de los puntos del Avenida, mientras que las madrileñas sufrían.

No sólo en la contención, sino también en la creación. Con Salvadores muy maniatada, el Rivas no encontraba su ritmo. El equipo, en pleno proceso de reconstrucción por los problemas económicos que han llevado a bajas tan importantes como Laura Nicholls, ha dado todos los galones a la ex de Siglo XXI. La subcampeona mundial Sub-17 se mostró activa, valiente, aunque algo precipitada. Su heroísmo de 17 años la llevó a penetrar sin miedo ante rivales que se lo conocen todo, que han estado en todas las batallas y se llevó varios correctivos que, a buen seguro, corregirá. Pero a pesar de ello, fue la máxima anotadora de su equipo (15 puntos) y su insistencia para encarar la llevó a sufrir 10 faltas, la jugadora que más recibió.

Pero no fue suficiente. El Perfumerías controló el partido desde el inicio, alargando las rentas poco a poco, hasta llegar al último cuarto donde un triple de Paola Ferrari a 8 minutos del final puso la primera diferencia de +20 hasta alcanzar el +35 final. Un gancho perfecto a la mandíbula que el Rivas no olvidará.