NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ACTUALIDAD

Un estudio revela un peligro de dormir la siesta

Un estudio publicado en la revista ‘Hypertension’ revela que dormir siesta con regularidad se asocia con presión arterial alta y un mayor riesgo de padecer accidente cerebrovascular.

Actualizado a
La siesta en verano es un auténtico placer.

Dormir la siesta es una rutina muy habitual en algunas personas, especialmente cuando han finalizado su jornada laboral y necesitan un descanso después de la comida. Sin embargo, un estudio publicado en la revista ‘Hypertension’ ha revelado un posible peligro de esta costumbre típica.

Según esta investigación publicada por la mencionada revista asociada a la Asociación Americana del Corazón, dormir siestas con regularidad está relacionado con una presión arterial alta y un mayor riesgo de padecer accidentes cardiovasculares. Para este estudio, se analizaron los datos proporcionados por 360.000 participantes acerca de sus hábitos de siesta al Biobanco del Reino Unido (UK Biobank), que es una gran base de datos biomédica y recurso de investigación del país británico.

Los resultados de la investigación revelaban que aquellas personas que dormían siesta con regularidad tenían un 12 % más de probabilidades de desarrollar hipertensión arterial con el tiempo, y un 24 % más de probabilidades de sufrir un derrame cerebral, a diferencia de las personas que nunca habían dormido siesta. El psicólogo clínico del Centro Médico de la Universidad de Banner en Tucson (Arizona), Michael Grandner, explicó el motivo de esta relación.

“Aunque tomar una siesta en sí no es dañino, muchas personas que toman siestas pueden hacerlo debido a la falta de sueño por la noche, que está asociado con una peor salud, y las siestas no sirven para compensar eso”. Por su parte la directora del Centro de Medicina Circadiana y del Sueño de Northwestern, Phyllis Zee, explicó en declaraciones recogidas por la ‘CNN’ cómo se produce esa relación.

“Los resultados demuestran que la siesta aumenta la incidencia de hipertensión y accidente cerebrovascular, después de ajustar y considerar muchas variables que se sabe que están asociadas con el riesgo de padecer estas enfermedades”. Además, para este estudio los participantes tuvieron que entregar muestras de sangre, orina y saliva de forma regular al Biobanco del Reino Unido.

Los resultados de este estudio contrastan con los ofrecidos por otras investigaciones científicas realizadas recientemente, que avalan la siesta como una práctica muy saludable para las personas. Según el estudio ‘Biological Rhythms and Behavior’, la siesta es consecuencia natural del descenso de la sangre del sistema nervioso al digestivo que ocurre después de la comida, es decir, la mayoría de la sangre del cuerpo se dirige al estómago para realizar una buena digestión.

Origen de la siesta

Según la ‘BBC’, el origen de la siesta se remonta al Imperio romano. La palabra ‘siesta’ proviene del latín ‘sexta’, que hace referencia a la sexta hora del día. Los romanos dividían el día en períodos de luz de 12 horas. En el caso de España, la sexta hora del día corresponde al horario comprendido entre las 1 de la tarde en invierno y las 3 de la tarde del verano.

En nuestro país, esta costumbre comienza después de la Guerra Civil. En este período, era habitual que un trabajador tuviese más de un empleo para mantener a su familia y recurriese al mediodía para comer y descansar, y de esta forma poder rendir lo suficiente en el trabajo de tarde, según el Centro Universitario CIESE.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?