ACTUALIDAD

Impactante asedio a la Policía en Gamonal que tiene que meterse en sus coches y huir

La ciudad burgalesa vivió un terrible episodio en el barrio de Gamonal. Numerosas personas arremetieron contra la Policía y el mobiliario público para protestar por las restricciones del confinamiento.

Continúan las protestas contra las nuevas restricciones impuestas por las diferentes comunidades autónomas para frenar el avance de los contagios por coronavirus en sus respectivos territorios. Durante la semana las hemos visto en Sevilla, Bilbao o Barcelona y esta noche ha sido en Burgos donde más de un centenar de personas han protagonizado graves incidentes, especialmente en el barrio de Gamonal, con violentos enfrentamientos con la Policía, lanzamiento de piedras e incluso quema de decenas de contenedores.

Los disturbios se han producido después de la concentración en la que han participado varios centenares de personas, en la que se han manifestado contra el confinamiento perimetral de Castilla y León y contra el toque de queda nocturno, que en la región el Gobierno autonómico lo ha decretado a las 22 horas.

Según ha explicado el alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, en declaraciones a la Agencia Efe, los disturbios han comenzado en el barrio de Gamonal, tirando piedras y adoquines y quemando marquesinas y contenedores de basura, que ha provocado que la Policía tuviera que desplegarse en la zona. El primer edil ha confirmado que las protestas se han extendido por otros barrios de la ciudad, como los de San Pedro, San Felices y la zona centro, aunque la gravedad ha sido menos.

Cien contenedores quemados; sin detenciones por el momento

Según ha detallado De la Rosa, el balance de daños es de unos cien contenedores quemados y cuantiosos daños en vehículos y diferente mobiliario urbano. Por el momento, se desconoce si se han producido detenciones.

Al tiempo que se producían los incidentes, vecinos del barrio de Gamonal mostraban su repulsa al ataque a través de las ventanas de sus domicilios. “Esto no es Gamonal”, han gritado desde sus casas, al tiempo que aplaudían la labor de los policías, que trataban de reprimir y detener el avance de los violentos.

Llamamiento a la "serenidad" y "responsabilidad"

Una vez sofocadas las protestas, el alcalde burgalés ha pedido a la Delegación del Gobierno en Castilla y León reforzar la presencia policial en la ciudad para evitar que estos disturbios se repitan. Por su parte, el presidente regional, Alfonso Fernández Mañueco, ha mandado un mensaje a la ciudadanía: “Hago un llamamiento a la serenidad y la responsabilidad. Los episodios violentos que se están produciendo en Burgos, además de reprobables, no ayudan a luchar contra el enemigo común que es el virus. Mi apoyo a las fuerzas de seguridad”, ha publicado en su perfil de Twitter.

Disturbios y detenciones en Santander

En Santander también se han producido disturbios esta madrugada. Diversos grupos de jóvenes han protestado contra las restricciones del toque de queda y las medidas impuestas tanto por el Gobierno cántabro como por el Ejecutivo central. Al grito de “¡Libertad!”, se han enfrenado a los agentes de la Policía Nacional. El ambiente se caldeó de tal manera que algunos manifestantes arrojaron objetos a los agentes, cortaron la carretera tirando contenedores y causaron diversos daños en mobiliario urbano y vehículos. Al final ha habido ocho detenciones por desórdenes públicos, daños y atentado a la autoridad, un policía ha resultado herido al recibir un botellazo y otro agente ha sufrido lesiones al ir a detener a uno de los implicados.