TELEVISIÓN

Sandra Barneda se despide de ‘Así es la vida’: “Hoy se termina una etapa bonita”

La presentadora y escritora ha dirigido unas palabras a través de redes sociales a todo el equipo del programa y a la cadena. ‘Así es la vida’ dará paso a ‘TardeAR’, de Ana Rosa Quintana.

Actualizado a
Sandra Barneda se despide de ‘Así es la vida’: “Hoy se termina una etapa bonita”

Han sido 59 programas los que han definido el corto, aunque no por ello menos intenso, viaje televisivo de Así es la vida. Ahora dice adiós, entre los últimos rayos de la época estival y pasando el relevo de las tardes de Telecinco a Ana Rosa Quintana con su TardeAR. La capitana, conductora y presentadora del espacio que se despide, Sandra Barneda, no ha querido cerrar la puerta sin antes pronunciar unas bonitas palabras. Tanto a la cadena, como a sus compañeros.

A Barneda le habían colgado un difícil cartel. Su programa venía a sustituir a uno de esos gigantes de la televisión de los que, como se dice habitualmente, no hay dos. Sálvame. El camino, sembrado por amantes y detractores, del espacio que antaño presentara Jorge Javier Vázquez encontró su final el 23 de junio del presente año. El espacio que ocupaba había que rellenarlo, así como el corazón de los telespectadores. Y la misión cayó en manos de una Barneda, que, junto a César Muñoz, dio cuerda a uno de los proyectos más difíciles de los últimos años.

Se notó en las cifras. La audiencia no acompañó Así es la vida, quizá por la fidelidad del espectador a Sálvame; pero no tumbó esto las ganas de volar de Barneda. “La vida recoge momentos. En aventuras siempre inciertas porque de otro modo dejarían de ser aventuras”, ha dicho por redes sociales. Entre líneas se deduce que no han sido meses fáciles, pero que la ilusión permite mirar atrás y, orgullosos, sonreír por la etapa.

Directa y sincera. “Así es la vida ha cumplido con todas las letras de su nombre. Un programa que arrancaba con la carga de sustituir a uno que fue grande y sabedor que su objetivo no sería otro que ser el relevo del que llegaría para quedarse. Hemos probado, reformado y rehecho en directo, sin parar... Mientras nos conocíamos todos...”, ha relatado Barneda; después, remata con un juego de palabras: “como la vida misma que nunca es la misma, que se moldea y te debes a los mismos giros inesperados que da”.

“Fue algo nuestro”

“Hoy se termina una etapa bonita, llena de miradas cómplices y de poner todos ese granito de arena que nos ha hecho ser grandes en la inmensidad del nebuloso mundo de la televisión -ya sabéis, todo es relativo y depende del ojo con que se vea-”, ha escrito, haciendo referencia a la volatilidad del difícil universo que hay detrás de las cámaras. También ha dirigido unas palabras a aquellos compañeros que han acompañado las tardes del programa: Así es la vida no podría haber sido sin un equipo que se ha desvivido por remontar cada tarde aún sabiendo que su tiempo sería limitado -a ell@s les doy las gracias-. A una dirección que supo sostener la presión de estar, resistir y remontar. Gracias”.

Y es que todos hicieron ‘piña’ dentro plató. “La primera foto no es bonita, pero muestra parte de la magia de este programa. Os confesaré que ha sido la primera vez en más de 25 años de profesión que decidí organizar una cena no solo con los colaboradores. No fue ni fiesta de empresa ni de los ‘jefes’, fue algo nuestro. Mi razón fue la necesidad de estar en privado con quien ha puesto todo lo que tenía siempre con una sonrisa conocedora de la gesta en la que andábamos cada tarde”, ha expuesto.

Entre todos, uno fue más que un compañero. Fue su escudero. “Y en este transcurrir y agradecer he querido dejarte para el final. Querido César, tu complicidad, tu honestidad, tu bondad, tu profesionalidad deja sombra y rastro… ¿seguimos, eh? Así es la vida termina una etapa hoy pero comienza otra el lunes que viene. Una nueva aventura que disfrutaremos como esta profesión nos obliga -gran lección de vida- como si cada día fuera el último”, sentencia.