FAMOSOS

La drástica decisión de Ana Obregón tras el desplante de Alessandro Lecquio

La televisiva habría optado por no volver a hablar más del conde italiano tras interpretar como rechazada la invitación de conocer a su nieta.

Actualizado a
La drástica decisión de Ana Obregón tras el desplante de Alessandro Lecquio

En menos de una semana Ana Obregón ha vuelto a ser noticia en más de una ocasión por la relación que pretende construir entre su expareja, Alessandro Lecquio, y su nieta, Ana Sandra. Con el ansia de hablar de la pequeña bebé, y de pincelar públicamente el libro que empezó su hijo y ella terminó, fue al plató de TardeAR, con Ana Rosa Quintana. Y frente a la periodista se abrió hasta el punto de aprovechar su presencia allí para mandar un mensaje a Lecquio.

La niña tiene muchas ganas de verte. Le he enseñado fotos tuyas y sonríe. Es la hija de tu hijo y creo que sería muy feliz Álex si pudieras abrazarla y estoy deseando que Anita conozca tu hija y a María. Me encantaría que vinieseis a casa porque creo que Álex se lo merece”, dijo ella, confiando en que dicha petición sentase como algodón para los oídos del conde italiano.

Al día siguiente, la respuesta de Lecquio circuló por otro sentido. “Yo soy incapaz, pero incapaz de estar todo el día sacando este tema y por eso me mantengo en mi silencio. Eso sí, lo que sí hay que decir es que una bebé de siete meses no tiene capacidad para desear conocer a alguien, eso es directamente absurdo”, esgrimió, a lo que añadió otra frase punzante: “tú me estás pidiendo juzgar determinados comportamientos y yo no puedo hacerlo porque si empiezo a juzgar, entonces no acabamos”.

La dureza de estas palabras ante lo que ella ha interpretado desde el primer momento como una agradable y familiar invitación han sentado como un jarro de agua fría a la televisiva, que ahora habría decidido tomar una decisión sin precedentes.

“No va a volver a hablar más de Lecquio”

La información ha sido destapada por Sergio Pérez, periodista de Europa Press, en Fiesta. El comunicador empezó diciendo que, de todas las palabras de Lecquio, había una expresión que había causado especial picor a Obregón. “El una vez más decir ‘mi familia son mi mujer y mi hija’ le han sentado mal a Ana Obregón. El repetirlo constantemente le ha sentado mal”, iniciaba. Entonces, y a raíz de una visita que ha hecho la modelo a la ciudad condal, ha desvelado la elección que ha tomado para zanjar el asunto.

Ampliar
Raúl Terrel Europa Press

Ha ido a Barcelona porque va hacer una firma de libros del hijo y lo que te puedo asegurar es que la determinación que ha tomado Ana Obregón después de la última intervención de Alessandro Lequio, donde sigue matizando que su familia es su mujer y su hija, es que no va a volver a hablar más de Alessandro Lecquio y que le parece estupendo todo lo que ha dicho”, ha destapado, haciendo hincapié en que estaba visiblemente molesta y que su pretensión de lanzar balones fuera no es tal, sino que, realmente, no quiere volver a mencionar el tema. “De verdad, no voy a hablar más”, son las palabras que habría dicho la televisiva.