'MASTERCHEF'

Bronca entre Jordi Cruz y la guardia civil Vero: "¿No te gusta mi cara?"

La gaditana quedó eliminada del concurso culinario después de que su plato no convenciera a los jueces, lo que acabó produciendo mucha tensión.

Bronca entre Jordi Cruz y la guardia civil Vero: "¿No te gusta mi cara?"

'MasterChef' es uno de los concursos televisivos que mejor ha sabido hacer de la tensión, en muchas de sus formas, uno de los elementos clave de sus dinámicas de programa. El estrés al que tienen que hacer frente los participantes a la hora de cumplir los desafíos gastronómicos y los tiempos, es una de sus características principales.

Pero si hay algo que ha generado muchos momentazos a lo largo de las distintas ediciones, son los cara a cara entre los jueces, cuando se ponen en modo duro, y los concursantes 'rebeldes', esos que se resisten a aceptar con facilidad las críticas.

Ayer, en la última gala, el jurado decidió expulsar a Vero después de que esta arriesgara con una propuesta de bacalao que no convenció ni a Pepe Rodríguez, ni a Jordi Cruz ni a Samantha Vallejo-Nágera. El catalán criticó que la guardia civil hubiera decidido apostar por un plato que no dominaba precisamente en la prueba de eliminación. "Intentáis hacer como un muestrario de elaboraciones en un plato, pero tienen que casar entre ellas", añadió Vallejo-Nágera.

Los comentarios no sentaron bien a Vero, que con su sola expresión dejó muy claro su total desacuerdo con el jurado. Y Jordi Cruz no pudo evitar hacer un mención a esto: "Me choca la cara de Vero", expresó, desatando de inmediato una reacción defensiva muy brusca en la concursante.

"¿Qué le pasa a mi cara? ¿No te gusta mi cara?", preguntó la guardia civil, cada vez más molesta, "me estoy enfadando. Si quieres saco las castañuelas... no me gusta lo que estoy escuchando". Su respuesta consiguió irritar del todo al cocinero.

"No te enfades conmigo, porque me lo estás salpicando a mí", le espetó, nuestro veredicto es así porque no nos ha gustado tu plato". El chef volvió a repasar los defectos de la propuesta, entre ellos el exceso de sabores. "¿Alguien puede casarlo? Sí, alguien con mucho talento. En tu caso no has sabido conectarlo", zanjó, muy serio.