INGLATERRA

La venganza de Paul Gascoigne contra su padre: se lio a golpes con su cadáver

El polémico exjugador ha explicado que quiso resarcirse por los pecados que su padre cometió con él, especialmente el de mandarlo a una clínica de salud mental.

Actualizado a

Paul Gascoigne vuelve a ser protagonista en la prensa inglesa tras una polémica entrevista en la que, entre otras cosas, ha confesado la particular venganza que llevó a cabo contra su padre por asuntos pendientes del pasado. El exfutbolista, que lleva luchando muchos años contra el alcoholismo, admitió que no gestionó nada bien que su progenitor falleciera a causa de un cáncer en 2018 y su reacción, cuando se quedó a solas con el cuerpo en una habitación de hospital, fue liarse a golpes con el cadáver de su padre. Según él, su padre cometió el pecado de mandarlo a una clínica de salud mental después de que en 2010 visitara a Raoul Mat, un prófugo asesino de policías, tras haber inhalado 14 rayas de cocaína.

"Cuando ya solo estábamos él y yo en la cama del hospital y falleció, salté sobre la cama y lo golpeé. Le di un cabezazo, le di un puñetazo, y me resarcí de cuando era más joven", comenzó expresando el talentoso pero polémico jugador. "Luego me tumbé allí con él y lo abracé durante 45 minutos", agregó. "A veces, piensas: 'Todavía está aquí'. Los sábados es cuando más lo extraño. Pero era tan seco... Hablaba a cualquiera menos a mí".

Sin embargo, Gazza no olvida los buenos momentos que vivió junto a él, especialmente cuando todavía era futbolista de la Premier League: "Me encantaba llevarlo conmigo por todo el mundo cuando yo jugaba (...). Ahora mismo estoy bien, pensaré en eso, en los buenos momentos que tuve. Seguramente tuve más buenos momentos que malos", añadió en un podcast para James English. "Debo haberle comprado a mi padre como ochenta coches y dieciocho barcos y casas. Cuando me divorcié le di mucho dinero a mi familia, gasté mucho en casas, comprando y alquilando diferentes lugares".

Las bromas a Lineker y una adicción al Colpal

Gascoigne ha recordado además lo que más le llamó la atención de Gary Lineker cuando ambos compartieron vestuario en el Tottenham. Curiosamente no fue su fútbol, sino que no tenía ni un pelo en todo el cuerpo, por lo que comenzó a describirle como "una maldita ladyboy".

Con el delantero, además, confirmó la actitud bromista que siempre le había caracterizado y aparcaba en el sito de Lineker para que le pusieran multas de aparcamiento. "Sabía dónde vivía Gary, así que después del entrenamiento me preparaba muy rápido y me subía al coche, volaba hasta su casa, ponía mi coche en su parking y me iba a Londres. Me quedaba a pasar la noche y él no podía aparcar, así que tendría que dejar el suyo fuera y le pondrían una multa", confesó. Todo terminó cuando el presidente le llamó y le dijo que tenía que parar porque Lineker estaba realmente enfadado con el tema.

Por otro lado, Paul reveló que fue declarado genio tras someterse a un escáner cerebral, que durante meses estuvo buscando a hombres armados y mirando bajo el coche por si le habían puesto una bomba, y que le prohibieron la entrada en las farmacias de Newcastle por intentar comprar botellas de Calpol, un medicamento para la tos por el que padecía una severa adicción. Y no ha sido lo único a lo que se enganchado en los últimos meses, pues además ha reconocido haber dejado las redes sociales: "Me volví adicto a ellas y ahora solo miro".

0 Comentarios

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.¿Olvidaste la contraseña?