MADRID CENTRAL

Las restricciones de Madrid Central en Madrid a partir del 1 de enero de 2020

El ayuntamiento de la capital ha aprobado algunas modificaciones para la zona de bajas emisiones que afecta a miles de madrileños.

Restricciones Madrid Central

El 1 de enero de 2020 entrarán en vigor las nuevas restricciones de acceso a Madrid Central para aquellos vehículos más contaminantes después de que el Consistorio de la capital aprobara una variación que rebaja los límites en una zona en la que se limitan las emisiones. Así, en el nuevo año dos calles se convertirán en vías de libre circulación: Mártires de Alcalá y Seminario de Nobles, en la zona de Moncloa. Ambas concentraban el 20% de las multas por acceso sin autorización a Madrid Central y de esta manera se ve reducido el tránsito por otras calles de los barrios de Argüelles, Gaztambide y Arapiles aliviando, según aseguran desde el ayuntamiento, la congestión por la circulación.

Además de esa modificación en la silueta de Madrid Central, el gobierno de la ciudad ha aprobado un decreto por el que amplía el permiso de paso a aquellas familias con hijos escolarizados en la zona de bajas emisiones. El mismo afecta también a los turismos de comercios, bares y restaurantes, de los que trabajen en Madrid Central de madrugada, de los coches que acudan a talleres de reparación y a vehículos que tengan una masa autorizada superior a los 3.500 kg.

Otro caso es el de las motos de mensajería y de servicios a domicilio, que ven prolongado su acceso hasta finales de 2020. Aquellos ciclomotores y triciclos con etiquetas B y C podrán realizar sus diferentes trabajos hasta las 23.59 horas, ampliando así su horario en casi dos horas respecto al año anterior. Los que dispongan de etiqueta A quedan fuera de esta ampliación, y los ECO y CERO ya tenían permitido el acceso más allá de la hora límite.

Acceso prohibido

La zona estará restringida a vehículos de menos de 3.500 kg de masa autorizada que no tengan pegatina de la DGT, entre los que encontramos furgonetas de reparto antiguas, coches de urgencia de suministro de agua, gas, electricidad y telecomunicaciones y aquellas ambulancias del Servicio Madrileño de Salud sin distintivo. El alcalde, José Luis Martínez-Almeida, aseguró que no era posible extender sus permisos pero "se han establecido líneas de ayudas para la renovación de las flotas que circulan por la capital".

En total, se ha calculado que existen 42.000 coches sin distintivo ambiental de la DGT en Madrid que se verán afectados por esta prohibición. Tampoco podrán aparcar en garajes públicos y privados en una limitación que afecta a los vehículos diésel matriculados antes de 2006 y a los gasolina anteriores al año 2000.

No obstante, existen algunas condiciones o excepciones por las que sí se permite a un vehículo de esas características circular por Madrid Central, por ejemplo si su dueño está empadronado en el distrito Centro o traslada a personas con movilidad reducida. Desde el ayuntamiento se ha comenzado además una campaña de información a través de mensajería y correo electrónico para informar a todos aquellos ciudadanos con vehículos sin distintivo ambiental.