Televisión

Hallan muerta a una concursante de 'Factor X' con una puñalada en el cuello

Ariel Burdett, que tuvo una audición para el recuerdo en 2008, ha sido encontrada sin vida en su domicilio de Leeds, en el Reino Unido.

Ariel Burdett Factor X

Ariel Burdett fue hallada muerta en su domicilio de Leeds el pasado 12 de noviembre, pero no ha sido hasta este miércoles cuando la noticia ha trascendido a los medios de comunicación. Tal y como apunta el tabloide británico Daily Mail, la que fuera concursante de 'Factor X' en su edición para Reino Unido y cuyo nombre real es Amy, fue encontrada con una puñalada en el cuello por los empleados del servicio doméstico que entraron a su hogar forzando la cerradura. Para entonces ya llevaban una semana sin saber nada de ella y sin tener acceso a la casa.

La cantante realizó una actuación de lo más reivindicativa en 2008 ante un jurado compuesto por Simon Cowell, Cheryl, Louis Walsh y Dannii Minogue: "Hola. En primer lugar, para empezar, no soy un número, soy un ser humano", expresó nada más acceder a la zona para los concursantes mientras se quitaba su pegatina. Antes de iniciar su participación, calentó y meditó ante la mirada atónita de los miembros del jurado.

Con ellos, además, mantuvo un duro enfrentamiento cuando terminó de cantar y después de haberse presentado como "entrenadora vocal holística". Cowell, el más duro de todo el jurado, ejerció su papel y castigó la actuación de la joven que por entonces tenía 26 años. "No me importa lo que estabas tratando de hacer. Fue simplemente horrible, la canción fue atroz", comentó después de haber descrito el momento como "una completa y absoluta pesadilla". "Adiós a todos, no sin antes advertirles que tal vez deseen meterse un poco de heavy metal por el culo", reprendió Burdett para despedirse.

Un portavoz de la policía ha asegurado que no existen circunstancias sospechosas alrededor de la muerte de Ariel. Por otro lado, uno de sus conocidos realizó declaraciones para Sun Online en las que destacaba los malos momentos vividos por la cantante: "Nos sorprendimos cuando escuchamos que había muerto. Ella había luchado con los demonios por un tiempo. Creo que se arrepintió de haber aparecido en Factor X porque en realidad era una música decente y la contaminó", expresó.

De hecho, incluso llegó a cambiarse el nombre para evitar todo el revuelo que había causado su particular actuación. Comenzó a llamarse Arabella Starchild.