EN DOS ENTREVISTAS

Pinto se sincera: Sus humildes inicios, su retirada del fútbol, su pasión por la música,…

El exportero del Barça es ahora productor musical y no le va nada mal. Estrenó su primer single en marzo y apoya el fútbol femenino.

El exfutbolista y productor musical José Manuel Pinto. Foto Instagram @13pinto
Foto Instagram @13pinto

El exfutbolista José Manuel Pinto (43), exguardameta del Betis, Celta y Barcelona, no fue de esos deportistas que no saben que será de sus vidas cuando llega el momento de su retirada. Él lo tenía claro, se quería dedicar a la música de manera profesional porque siempre ha sido su otra gran pasión y, por el momento, no le está yendo nada mal.

Pinto es ahora productor musical bajo el alias de Wahin, ha ganado un Grammy, ha vendido su música a Hollywood para películas como 'Fast & Furious 8', está produciendo la música del Circo del Sol para el espectáculo de su excompañero y amigo Leo Messi y pública música con su nombre.

El primer single de Pinto: Un apoyo al fútbol femenino

Pinto estrenó su primer single el 29 de marzo de 2019, un tema que lleva por título '24 horas', en el que canta con el grupo CNCO y en el que ha querido apoyar al fútbol femenino: "Siempre he hecho muchas cosas a la vez: entrenar, jugar partidos, componer... y mi mujer siempre me decía que cuando iba a tener 24 horas completas para ella. De ahí salió la inspiración para esta canción", ha explicado Pinto en una entrevista a 'ABC'.

En el videoclip del tema, que ya cuenta con más de 21 millones de reproducciones en Youtube, su mujer es la futbolista mientras que Pinto es el que reclama esas 24 horas y así ha explicado el exguardameta este intercambio de papeles: "El fútbol femenino merece el mismo reconocimiento que el masculino. La gente quizá diga que no es comparable por una cuestión física, pero el fútbol tiene que estar igual de reconocido porque tiene el mismo mérito. Por eso he querido cambiar el rol y que mi mujer fuera quien jugaba".

La homosexualidad en el fútbol

En esta misma entrevista, con motivo de la inminente de la fiesta del Orgullo Gay, Pinto ha sido preguntado si cree ya estamos más cerca de que termine el tabú que existe en entre el fútbol y la homosexualidad y esta es su opinión al respecto:

"Estamos más cerca, pero muy lejos. Todavía hay mucha gente que no tiene esa tolerancia y esa mente abierta. Da igual el género, la orientación sexual, la etnia o las creencias que tengas, lo importante es lo que hay en tu interior. No entiendo que pase esto, no sé si es una cosa cultural, pero no me entra en la cabeza que exista este tabú. Lo importante es el interior de las personas".

Estos últimos días, Pinto también ha concedido una entrevista a 'El Mundo' en la que ha hablado de sus dos pasiones, la música y el fútbol, dejando varias anécdotas por el camino.

Sus inicios en la música y cómo lo compatibilizó con su carrera

Pinto ha contado que si bien en su familia sí había gente que jugaba al fútbol, no había ningún músico pero que él comenzó a hacer sus pinitos en este mundo cuando era muy joven y, después, lo compatibilizó con el fútbol. De hecho, aprendió a tocar dos instrumentos durante sus etapas en el Betis y en el Celta.

"A los 14 años monté un grupo de hip hop, me compré un teclado y fui investigando. Hice un FP de electrónica y mi trabajo de grado fue una mesa de mezclas. En el Betis me dijeron que me pagaban la matrícula para que estudiara por las tardes, que no podía ser un niño sin nada que hacer. Les dije que quería hacer piano y estuve dos años, hasta que empecé con el primer equipo. Nunca dejé de estudiar... Me fui al Celta, y estudié guitarra. Soy ese andaluz que aprendió a tocar la guitarra en Vigo", ha comentado el exfutbolista.

Sus trenzas y su meñique deformado

Las trenzas son ya una seña de identidad de Pinto y ha contado que el fútbol no tiene nada que ver con que se las hiciera: "Llevo 10 años con ellas. Las tengo que cambiar cada tres semanas. Me las dejé porque quería hacerme rastas, pero le vi algunos problemas, no por intimidar".

A diferencia de sus trenzas, lo que muy pocos sabían es que tiene el dedo meñique de su mano izquierda deformado y se debe a sus años como guardameta. "Es el dedo con el que caemos, es el que se hace daño en cada estirada, el que se engancha en el césped seco. También pesan las lesiones a las que no dediqué el tiempo suficiente, las veces que he jugado con dolor...", ha explicado Pinto.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Pinto "Wahin" (@13pinto) el

Sus humildes inicios y cómo vivió retirada

Pinto tenía claro que cuando colgara las botas iba a dedicarse a la música y ha contado que ni siquiera se deprimió el día de su retirada porque "tenía algo que hacer" desde ese mismo momento. "Al día siguiente ya tuve que despertarme más temprano que cuando jugaba", ha recordado.

Durante esta entrevista con 'El Mundo', Pinto también ha echado la vista a años más atrás y ha descubierto sus humildes inicios cuando le han hecho esta pregunta: "¿Hizo bobadas de nuevo rico con 23 años?".

"No, porque el dinero no me entró rápido. Durante años, viví en una pensión. Iba al Puerto y volvía cargado con comida de mi madre. El único lujo que me permitía era alquilar una casita de veraneo en el Puerto de Santa María para mi familia", ha contado Pinto.