EN UNA ENTREVISTA

Chilavert revela el curioso pedido que ha hecho a su familia para cuando muera

El exfutbolista paraguayo José Luis Félix Chilavert en el programa Tribuna Vélez TV". Captura Facebook

Captura Facebook

Con este deseo, el exfutbolista ha vuelto a reafirmar su amor por el Vélez y no es el único que ha revelado para su último adiós.

No es ninguna novedad que el Vélez Sarsfield de Argentina es el equipo de los amores del exfutbolista paraguayo José Luis Félix Chilavert (53 años) mientras que él a su vez es un verdadero ídolo para su afición.

Este cariño mutuo se forjó en los 90', década en la que el club de los Liniers encadenó una serie de títulos con él como guardameta y como uno de los cracks del equipo, y se reafirmó cuando regresó para poner fin a su carrera en el 2004. Pero su historia de amor ha continuado tras su retirada y la última prueba de ello la ha dado el propio Chilavert haciendo una sorprendente revelación al programa de televisión del Vélez Sarsfield, "Tribuna Vélez TV".

El exguardameta ha contado que quiere seguir ligado al club toda la eternidad y que para ello le ha hecho una curiosa petición a su mujer y a su hija para el día que muera: que lo cremen y esparzan sus cenizas en las dos porterías del estadio José Amalfitani.

"El día que pase, nunca se sabe, le dije a mi esposa y a mi hija que me cremen. Me encantaría que la mitad vaya en un arco y la mitad en el otro, así cada 15 días voy a estar con la gente de Vélez", declaró Chilavert desatando una ovación entre los hinchas del Vélez que presenciaron el programa en directo.

Además, el exfutbolista desveló que también ha pensado en la música que quiere que suene el día de su último adiós: "Las tres canciones que tienen que pasar siempre son 'A mi manera' de Frank Sinatra, 'El show debe continuar' de Queen y 'Siempre joven' de Alphaville", agregó Chilavert.

Volviendo a la estrecha relación de Chilavert con el Vélez, cabe recordar que allí pasó la época más exitosa de su carrera a nivel de clubes y una de las más gloriosas de la historia de los Liniers. A lo largo de las nueve campañas que militó en sus filas (1991-2000), conquistó tres Clausuras, un Apertura, una Libertadores, una Intercontinental, una Copa Interamericana, una Supercopa Sudamericana y una Recopa Sudamericana y se convirtió en una leyenda no solo por sus paradas sino también por sus goles y su influencia en el plantel.