Real Madrid

Sergio Ramos, en El Hormiguero: sus pasiones, inversor de arte, los gin-tonics...

Sergio Ramos, en El Hormiguero: sus pasiones, inversor de arte, los gin-tonics...

Twitter

El futbolista del Real Madrid contó en el programa los detalles de su serie documental, sus caprichos en verano o sus comidas con Pablo Motos.

Sergio Ramos acudió a divertirse a El Hormiguero y lo hizo desde el principio. El futbolista del Real Madrid y la Selección Española ocupó el puesto de Pablo Motos en la introducción al programa, marcándose un baile y llevando la batuta hasta la entrada del presentador. Ambos guardan una hermosa amistad que se pudo notar en su sintonía y complicidad y el jugador quiso sorprenderle con un regalo.

El camero llegó al programa junto a una hormiga de bronce pulido del artista Ishiwüt, una pieza que forma parte de una obra de arte de enormes dimensiones y con la que ambos tienen que acudir a un evento que todavía no tiene ni fecha ni lugar. Al adquirir la hormiga, se comprometen a asistir cuando se les diga para poder completar la gran obra.

El anuncio de que Amazon Prime Video está rodando una serie documental sobre Sergio Ramos fue el motivo para que el jugador acudiera al programa. La producción contará con ocho capítulos de media hora de duración que si todo va bien se estrenarán a final de año. "Quiero dejar un legado por todo el esfuerzo que he hecho para mantenerme tantos años en el deporte de élite", aseguró.

Sergio Ramos, muy sentimental con su caballo Yucatán

El central del Real Madrid siempre tuvo como uno de sus sueños tener caballos, y hace relativamente poco que ha conseguido que se hiciera realidad. En la actualidad, cuenta con alrededor de "50 o 60 caballos de pura raza española", pero es uno de ellos el que le ha robado el corazón. Se trata de Yucatán, que se proclamó campeón del mundo el pasado mes de noviembre en la SICAB de Sevilla.

El camero reconoció ante una oferta de compra por parte de Pablo Motos, que en varias ocasiones han intentado hacerse con él, pero como el mismo asegura no está en venta. Lo achaca a lo mucho que han vivido juntos, un sentimiento que ninguna cantidad de dinero puede comprar. Además, deshacerse de él enfadaría bastante a Marco, su hijo, pues es su favorito y según ha confesado, tiene un carácter mucho más fuerte que sus hermanos.

El futbolista 'enseña' a comer a Pablo Motos

Sergio Ramos y Pablo Motos mantienen una gran amistad y han sido muchas las ocasiones en las que el presentador ha acudido a comer al domicilio del jugador. "Invitar a Pablo a comer es lo más fácil del mundo: tortilla de patata y jamón", confiesa entre risas el sevillano. Además, para deleite del público, vaciló a su amigo con la cebolla. "Ay, cebolla no, que me da alergia", comentaba Ramos imitando a Motos. Incluso confesó que le había engañado afirmando que no llevaba cebolla para conseguir que probara el plato ante lo que denomina como "miedo psicológico".

Según se puede extraer de sus declaraciones, a Sergio Ramos le gusta innovar en la cocina y probar cosas nuevas. Pero donde tiene gran mano es en la coctelería, ya que afirma que prepara "unos gin-tonics de categoría". Fue Pablo Motos el que desveló el detalle de que el jugador suele presumir de prepararlos bien pero luego solo prepara uno, y él solo mira como te lo tomas. "Te los seguiré preparando pero lo tomaré contigo en verano", alegó, ya que el camero es muy escrupuloso con la preparación física para alcanzar el máximo rendimiento durante la temporada.

Un test y una actuación con la guitarra

Las hormigas del programa, Trancas y Barrancas, prepararon un curioso listado de preguntas para conocer algunos detalles más personales del futbolista. Así, lograron conocer que Ramos acude a la peluquería, donde le conocen como 'el chulo' "un máximo de tres veces al mes", que se dejaría tatuar por su pareja Pilar Rubio pero tan solo un puntito o dos o que tiene devoción por las palmeras de chocolate. Además, aseguró que el compañero que peor cuenta los chistes es Nacho Fernández.

Tras ello, se animó a acompañar a Pablo Motos mientras tocaban Entre dos aguas, de Paco de Lucía. Ramos es un fanático del flamenco, como ha mostrado a lo largo de su carrera, y sentados ambos en unas sillas, cautivaron con sus notas a un público que al final se entregó.

0 Comentarios

Normas Mostrar