polémica

Ryanair comenzará a cobrar por la maleta de mano a partir de noviembre

Ryanair comenzará a cobrar por la maleta de mano a partir de noviembre

AFP

La compañía irlandesa cambia su política y será necesario facturar el equipaje de cabina para poder llevarlo en la bodega.

La compañía aérea Ryanair ha cambiado su política de maletas y comenzará a cobrar 8 euros por el equipaje que antes facturaban de forma gratuita en la puerta de embarque. La maleta de mano de medias 55x40x20 tendrá que facturarse y deberá hacerse en los mostradores de la compañía antes de pasar por los pertinentes controles de seguridad.

El único equipaje que se podrá llevar en cabina de manera gratuita son los bultos de pequeño tamaño, como bolsos, maletines o mochilas. La única alternativa para poder llevar nuestra maleta de mano en la cabina es pagar la opción de pasajero prioritario, con la que accederemos al avión a través de una cola paralela y se podrá portar la propia maleta y un bulto de pequeñas dimensiones.

Hasta ahora, el pasajero podía presentarse en la puerta de embarque con una maleta de mano y el personal de la compañía se encargaba de guardársela en la bodega sin coste alguno, de manera que podía recogerla a su llegada al aeropuerto en las cintas propias para la recogida de equipaje. A partir del 1 de noviembre, incluidos los vuelos reservados desde el 1 de septiembre, esta historia cambiará, puesto que para que viaje en bodega tendrá que pagar el suplemento correspondiente.

Y esa tasa sí que varía dependiendo del momento en el que se solicite. Si lo hace al reservar el vuelo, el precio son los 8 euros mencionados anteriormente por cada maleta de hasta 10 kilos. Si lo piden más adelante la tarifa asciende a 10 euros, mientras que la gran subida se produce si el pasajero acude con la maleta de cabina hasta la propia puerta de embarque, en cuyo caso el precio a pagar será de 25 euros.

Sin embargo, la política no varía para los pasajeros acostumbrados a contratar la tarifa de prioridad, que abonan 6 euros y pueden portar tanto el equipaje de cabina como un bulto de pequeño tamaño. El problema reside en que las plazas para este tipo de viajeros son limitadas, únicamente hasta 95 personas, por lo que muchos usuarios tendrán que pagar los 8 euros mientras que otros que vayan a su lado solo habrán abonado 6.

La compañía irlandesa ha asegurado a través de su página web que no pretende ganar dinero con esta nueva política, aunque lo que ha creado una gran controversia en las redes sociales es que esta se ha producido prácticamente al mismo tiempo que la huelga de pilotos que ha sacudido a Ryanair y que ha aumentado considerablemente sus costes laborales.

0 Comentarios

Mostrar