Páginas inéditas del diario de Ana Frank muestran su cara menos conocida

DESCUBRIMIENTO

Páginas inéditas del diario de Ana Frank muestran su cara menos conocida

Páginas inéditas del diario de Ana Frank muestran su cara menos conocida

Una técnica fotográfica revela dos nuevas hojas del diario en las que hace referencia al sexo.

"A veces me imagino que alguien podría venir a verme y pedirme que le informe sobre asuntos sexuales". Es una de las frases escritas por Ana Frank y que no se conocía hasta ahora. La joven que escribió el más famoso de los diarios intentó ocultar esta y otras frases con papel marrón pegado en dos páginas y que gracias a las nuevas técnicas de investigación se han podido conocer.

A través de una técnica fotográfica, los investigadores de la fundación que lleva el nombre de la escritora víctima del nazismo han revelado la cara menos conocida de Frank, en la que muestra sus inquietudes por el sexo y plagada de bromas. Todo hace pensar que cuando escribió aquellas frases, intentó que nadie de las personas que se encontraban junto a ella.

Las páginas datan del 28 de septiembre de 1942, momento en el que la familia Frank viviá escondida en una casa de los canales de Ámsterdam. La curiosidad de Frank no deja de estar presente en este pequeño gran descubrimiento, en el que llega a hablar de la llegada de la menstruación. "Es un signo de que la chica está preparada para tener relaciones con un hombre. Eso no se hace antes del matrimonio. Después sí", escribió Frank.

Las páginas cubiertas han sido desveladas gracias a una avanzada técnica fotográfica.

La joven escritora se plantea también los siguientes pasos en la vida. "También se puede decidir si se quiere tener hijos o no. Si es que sí, el hombre se acuesta sobre la mujer y deja su semilla en la vagina de ella. Todo sucede con movimientos rítmicos", define Frank el sexo, y apunta la diferencia entre ambos: "al hombre le gustan las relaciones y las desea; a la mujer algo menos pero también".

Frank escribió las dos páginas en 1942, cuando se encontraba escondida en Ámsterdam.

Frank moriría en marzo de 1945 en el campo de concentración de Bergen-Belsen (Alemania) a causa del tifus que acabó con la vida de miles de los prisioneros y pocos días antes de que las fuerzas aliadas liberase el campo. Dos años más tarde de la muerte de toda la familia, su padre publicaría los diarios de su hija, convirtiéndose en uno de los libros más leídos del siglo XX.

0 Comentarios

Mostrar