Joven asegura que la despidieron de la TV por ser demasiado guapa

CADENA DE LONDRES

Joven asegura que la despidieron de la TV por ser demasiado guapa

Emma Hulse, joven que asegura que la despidieron de su trabajo en una televisión de Londres por ser demasiado guapa. Instagram @hulseemma

Instagram @hulseemma

Emma Hulse dice que la preguntaron porqué no se dedicaba a ser modelo pero el dueño del canal alega motivos profesionales.

Generalmente se cree que para trabajar en televisión ser atractivo/a es un plus. Pero el testimonio de Emma Hulse desmiente totalmente esta teoría.

Esta joven de 24 años estuvo trabajando tres meses como freelance para una compañía de televisión de Londres pero sostiene que la despidieron por "ser demasiado guapa".

Según ha relatado la susodicha a Standard, una mañana la enviaron a cubrir un evento y de repente su agente la escribió para decirle que ya no la necesitaban más.

"Fui allí a hablar con mi responsable directo y me preguntó: '¿Eres modelo? ¿Por qué no estás en la pasarela desfilando?'", ha explicado Emma Hulse.

La joven también ha defendido que no cree que ella misma fomentara esta impresión con su look o indumentaria y que su manager le hizo una propuesta que nada tenía que ver con el ámbito profesional.

"Llevaba pintalabios pero desde mi punto de vista no iba inapropiada. Iba con unos pantalones y una camisa, realmente no creo que mi look fuera inoportuno". "Después me pidió mi número y me propuso ir a tomar una copa", ha comentado la exempleada.

Emma Hulse también ha expresado su sentir e incertidumbre al conocer esta decisión y ha asegurado que, aunque ha trabajado para varias compañías, es la primera vez que la despiden por su apariencia.

"Tal vez la compañía contrata a gente llana y quizá si no eres de ese perfil no cuentan contigo. Puede que yo fuera una distracción", ha dicho la joven intentando encontrar una justificación.

La empresa contradice su versión

Standard ha querido mostrar las dos versiones de este despido y también ha hablado con Adam Luckwell, el dueño de la compañía para la que trabajó Emma Hulse, quien ha negado que su apariencia fuera el motivo de su decisión.

"Vimos que había varias cosas con las que no estábamos contentos. Decidimos que no continuara y terminar el contrato a los tres meses. Sentimos que no encajaba con nosotros y que algunas cosas de las que hacía no estaban en la línea de la política de la compañía", ha explicado Luckwell.

0 Comentarios

Normas Mostrar