CONSEJOS

Trucos para ahorrar en calefacción sin pasar frío

Las mejores fórmulas para ahorrar dinero en tu factura energética durante los fríos meses de invierno

Trucos para ahorra en calefacción

El uso responsable y eficiente de la calefacción es fundamental para evitar facturas elevadas y para que nuestro hogar no esté nunca demasiado caliente ni excesivamente frío.

Durante los meses de invierno el gasto en calefacción puede llegar a doblar el del resto del año así que para que este año no te lleves ningún susto te damos una serie de consejos que te ayudarán a ahorrar en tu factura energética:

Usa el termostato

Si tu sistema de calefacción no tiene termostato ha llegado la hora de invertir en uno. El termostato controla el consumo de energía adecuando la temperatura. Con este gesto ahorrarás hasta un 8% de energía por cada grado que bajes, lo cual, según la OCU, se traduce en unos 60 euros al año.

Lo ideal, dicen los expertos, es mantener la temperatura en unos 20ºC durante el día y 16ºC durante la noche.

Revisiones

Es importante que los técnicos especialistas realicen el mantenimiento adecuado de la caldera y revisen los radiadores antes de que empiece la temporada de frío.

No olvides mantener limpios los filtros y purgar tu mismo todos los radiadores por lo menos una vez al año. Esto ayudará a que las burbujas de aire que se acumulan con el tiempo sean eliminadas, de esta manera el agua caliente podrá pasar sin problemas por el sistema alcanzando la temperatura adecuada.

Según CEACCU, un buen mantenimiento de la caldera te ayudará a ahorrar hasta un 15 % del consumo.

Instala aislamientos

Busca aquéllas zonas en las que se produzcan fugas de calor en tu hogar como ventanas viejas o mal instaladas. Los puntos de pérdida de calor como puertas, terrazas, rejillas, enchufes, cajas de persianas e interruptores colocados en paredes que den a las fachadas pueden dejar escapar hasta el 25% del calor de tu hogar.

Si puedes permitírtelo, lo ideal es colocar nuevos cerramientos con rotura de puente térmico con los que lograrás un gran ahorro a largo plazo pero, si no tienes muchos recursos, con una masilla puedes solucionar gran parte del problema por unos pocos euros.

No dejes abiertos todos los radiadores

En prácticamente todos los hogares hay alguna estancia que se utiliza menos. Deja cerrada las llaves de esa habitación y mantén abiertas las de aquéllas estancias donde pases más tiempo.

Otro buen consejo es cerrar persianas y cortinas durante la noche para evitar de esta manera que el calor se escape durante la noche.

Abrígate

Aunque a todos nos gusta estar cómodos, no es buena idea ir en camiseta de tirantes por casa en pleno invierno. Busca ropa cómoda pero que abrigue como sudaderas o chaquetas de lana y viste tu cama con edredones nórdicos o mantas adecuadas para esta época del año.

Paneles reflectantes

Coloca paneles reflectantes en la parte posterior de los radiadores. Si los colocas entre estos y la pared el calor rebotará en los paneles extendiéndose por toda la habitación. La OCU asegura que con esta medida conseguirás ahorrar hasta un 20% de energía.

Ventila de forma responsable

Los expertos aseguran que es suficiente con abrir las ventanas diez minutos al día para que el aire de tu hogar se renueve completamente.

Es recomendable ventilar la casa a mediodía, de esta manera evitarás que el calor acumulado se vaya a primera hora de la mañana que es cuando más frío hace.

Apaga la calefacción

El mito que dice que apagar la calefacción es más caro que mantenerla a temperatura constante a lo largo de todo el día es falso.

La OCU señala que ahorramos más apagándola y el pico de gasto al encenderla de nuevo no es significativo en la factura.

Planes Renove

Infórmate de los Planes Renoves disponibles en tu comunidad y usa sistemas eficientes.

Un sistema nuevo como puede ser una caldera de condensación te ayudará a ahorrar una media de un 15%. También debes saber que las calderas de gas natural son más económicas que las de gasóleo o las electrícas.

Elige bien la decoración

Dar calidez a tu hogar mediante una decoración adecuada puede ayudar a crear un ambiente más confortable en estos fríos meses.

Pon alfombras que ayuden a mantener más caliente el suelo y elige para tus habitaciones tonos cálidos como el naranja, rojo o el amarillo.