EXTRAVAGANCIAS

Los carísimos “caprichos” de los magnates del deporte

Una casa de 1.000 millones de dólares, un barco de 500 millones o un equipo de la NBA son algunas de las compras de estos multimillonarios

Vichai Srivaddhanaprabha llegando en helicóptero al estadio del Leicester. Imágen: YouTube

Los grandes inversionistas que han copado los despachos más altos del mundo del fútbol, del baloncesto o del fútbol americano en todos los rincones del mundo tienen en sus manos fortunas tan desorbitadas que cualquiera de sus caprichos son para el común de los mortales poco menos que sueños imposibles.

Desde Estados Unidos hasta India pasando por Europa encontramos todo tipo de extravagancias dignas del mejor guión de una película. Estas son algunas de las adquisiciones más caras de los magnates del deporte:

Por mar y aire

Al multimillonario ruso y propietario del Chelsea Roman Abramovic los “caprichos” le llegan por mar y aire. Al oligarca, cuyos dividendos provienen principalmente del petróleo, le gusta navegar, por lo que mandó construir una embarcación llamada Eclipse que tuvo un coste de unos 500 millones de dólares.

Eclipse, propiedad de Roman Abramovic. Imágen: Wikipedia

El barco dispone de 70 miembros de tripulación, helipuerto, una piscina de 16 metros y hasta pista de baile. Pero como no siempre está el mar para navegar, el hombre más acaudalado de Rusia decidió personalizar un Boeing 747 y utilizarlo como medio de transporte personal.

La casa más cara del mundo

Mukesh Ambani, fundador de las franquicias más populares de la Liga Premier de Críquet en India (Mumbai Indians) y hombre más rico de la India, construyó una casa de 37.000 metros cuadrados y 27 pisos para su familia.

La casa de Mukesh Ambani

Considerada la casa más cara del mundo, el hogar de la familia Ambani dispone de 600 empleados, tres helipuertos, un estacionamiento subterráneo de seis pisos y 160 vehículos, para que su esposa y tres hijos campen a sus anchas.

Un terreno cuatro veces más grande que Nueva York

Stan Kroenke, accionista mayoritario del club de fútbol inglés Arsenal y dueño de los Rams de Los Ángeles de la NFL, compró un rancho por 750 millones de dólares. El rancho, el segundo más grande de Estados Unidos, posee tierras cuya extensión supera los 3.500 kilómetros cuadrados, para que te hagas una idea, más o menos el área que abarca la ciudad de Los Ángeles y más de cuatro veces el tamaño de Nueva York.

Establecido en 1849 por Dan Waggoner, el predio cuenta con pozos de petróleo, miles de cabezas de ganado, agua abastecida por varios arroyos y unos cuantos lagos. Además, incluye 30 mil hectáreas de tierras de cultivo, dos complejos habitacionales y cientos de caballos.

Del Leicester al cielo

El tailandés Vichai Srivaddhanaprabha no solo es el dueño del Leicester, sino que es el flamante propietario del primer jet privado fabricado por Freestream Aircraft. El avión costó 72 millones de dólares, 22 millones más de lo que le costó al magnate la compra del club.

Vichai, que tuvo buen ojo para apostar por una entidad que languidecía y supo sacarla de nuevo a flote, llega al estadio en helicóptero y tiene un patrimonio neto de 3,3 miles de millones de dólares según la última lista Forbes.

Comprar Old Trafford

El estadounidense Malcolm Glazer y su familia, propietarios del imperio inmobiliario First Allied, y del equipo de fútbol americano Tampa Bay Bucaneers, entre otras cosas, compraron el Manchester United por la friolera de más de 1.000 millones de dólares en el año 2005. Si bien la adquisición se hizo gracias a un préstamo que pidió sobre los activos del propio club.

Old Trafford. Imágen: Wikimedia

Malcolm Glazer, fallecido en 2014, jamás puso un pie sobre el estadio de Old Trafford. Actualemente el club está en manos de sus hijos.

Comprar Los Clippers

Steve Ballmer, ex director ejecutivo de la compañía Microsoft, decidió dedicar parte de su valioso tiempo y dinero en el mundo del deporte profesional de Estados Unidos.

Con una fortuna personal de unos 22.800 millones de dólares, Ballmer compró Los Clippers de Los Ángeles por 2.000 millones, el precio más alto jamás pagado por un equipo de baloncesto de la NBA.

 

Staples Center. Imágen: Wikipedia