INCREÍBLE HISTORIA

Madonna Buder, la 'monja de hierro' del triatlón con 85 años

Esta 'hermana' sigue practicando el deporte que la apasiona y marcando récords en las pruebas más duras de todo el mundo

Actualizado a
Madonna Buder, la 'monja de hierro' del triatlón con 85 años

A sus 85 años, la 'hermana' Madonna Buder se ha convertido en uno de los grandes ejemplos del mundo del triatlón. Esta estadounidense nacida en St. Louis (Missouri) en 1930 sigue practicando este exigente deporte, y anima a todos a hacer lo mismo.

Corre desde niña, e incluso llegó a ganar un campeonato a nivel estatal cuando tenía 16 años. Pero con 23 años (1953) su vida cambió por completo: se hizo monja y entró en el convento. Su hobby y posible profesión quedó paralizada por la llamada de la fe. Pero hubo marcha atrás.

En 1970 dejó su congregación para establecer junto a otras 38 monjas una nueva no-tradicional comunidad de hermanas. En ella no dependían de la Iglesia Católica Romana, por lo que pudo elegir el estilo de vida que quiso. Y eligió volcarse en el atletismo a sus más de 40 años.

Su salto al triatlón

En una época en la que no se organizaban carreras para mujeres, a sus 48 años la hermana Madonna únicamente corría por placer. Pero en 1977 se decidió a participar en una carrera benéfica contra la Esclerosis Múltiple, tras pedir permiso a sus superiores eclesiásticos por la posible repercusión mediática.

No solo obtuvo la bendición, sino que su obispo le dijo: "Ojalá algunos de mis sacerdotes hicieran lo mismo". Y corrió. Aunque quedó muy atrás en la línea de meta, lo que la hizo apuntarse a un grupo de atletismo con la idea mejorar.

En medio de ese aprendizaje se fijó en el Ironman de Hawaii, pensando que pese a lo claustrofóbico de nadar junto a tanta gente y recorrer tanto en bicicleta, ella debía probarlo. Y así, a los 52 años, la 'hermana' Madonna Buder compitió en su primer triatlón en Banbridge (Irlanda).

Y no solo compitió, sino que logró completarlo pese a ser un recorrido montañoso, con el agua "fría maldita" antes de que se inventasen los neoprenos, y con una bici comprada en una subasta de la policía. Su logro le produjo "una enorme sensación de orgullo".

Toda una récordwoman

De ahí en adelante, se centró en mejorar hasta lograr el gran reto que se marcó años atrás: completar el Ironman de Hawaii del 2005, a los 75 años de edad, por lo que desde entonces la llaman "The Iron Nun" ("La monja de hierro"). Fue la mujer de mayor edad en lograrlo, tras 17 horas de prueba y una hora antes de que cerrasen el control.

Pero aunque tenía una connotación especial, el Ironman de Hawaii no ha sido más que otro de sus logros. Desde 1982, cuando ya tenía 52 años, ha completado más de 340 triatlones, incluyendo 45 Ironman, y ha batido varios récords.

El que la lanzó definitivamente a la fama lo logró en el 2012, al acabar con 82 años el Subaru Ironman de Canadá, convirtiéndose en la persona más veterana en lograrlo. Antes, ya había establecido el récord mundial de 65 a 69 años de edad en un Ironman en 1996, con 14:27:14.

Entrenamiento y dieta

Sobre su método de entrenamiento, dice con naturalidad que corre siempre hasta la iglesia y hasta la cárcel para hablar con presos, y que también recorre unos 64 kilómetros en bici para nadar en el lago más cercano a su casa.

Sí le supone más sacrificio la alimentación, basada en una dieta cruda sobre todo de frutas y verduras, a la que incorpora carbohidratos y proteína en polvo en sus comidas.

Como todos, también ha sufrido lesiones. Sin ir más lejos, el año pasado tuvo un accidente en bicicleta y se fracturó la pelvis. Se lo tomó con filosofía y preparó su recuperación concienzudamente.

Su labor impulsora

Pero carrera atlética a parte, lo que más destaca de la 'hermana' Madonna Buder es su labor crucial como impulsora. Gracias a ella se han abierto hasta 5 categorías de edades avanzadas para que pueda competir, pero también para animar a otros a que lo hagan.

"No sé qué haría sin correr. Me encanta que la gente me diga cuando me ve pasar: '¡Quiero estar como tú cuando tenga tu edad!'", presume orgullosa, y destaca la "camaradería" que se vive en las carreras, en las que ella es ya una fuente de inspiración.

En el 'Hall of fame'

En el año 2014, su increíble carrera la permitió acceder al USA Triathlon Hall of Fame, destacando sus 12 victorias por edades en Ironman y sus docenas de triunfos en pruebas nacionales y mundiales en distancias olímpicas.

La suya es una vida dedicada al atletismo con la que "The Iron Nun" sigue sorprendiendo a todos, y que ella resume en un mensaje: "He aprendido muchas lecciones en mi vida, pero por la que me gustaría dar marcha atrás y decirme a mí misma con 20 años es: No es lo que dices, es lo que haces; no te fijes en tu edad, sólo centrate en cómo te siente; y sé paciente".

0 Comentarios

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.¿Olvidaste la contraseña?

Te recomendamos en Tikitakas