ÉXITO VIRAL

Un niño llora desconsolado en su defensa por la naturaleza

Henry mostró a su madre su tremenda repulsa hacia la gente que destroza el planeta y su deseo en ser adulto para luchar contra ellos.

Un niño llora desconsolado en su defensa por la naturaleza

Henry tiene tan sólo seis años, pero ya se ha convertido en un ejemplo, y en un fenómeno viral, por su defensa en favor de la naturaleza.

Todo comenzó cuando su madre, Allie Hall, fue a recogerle a su colegio de Mount Vernon, Washington, y contempló atónita como su hijo se derrumbaba al hablar de la influencia del hombre en la naturaleza.

“El planeta va a ser destrozado. La gente está siendo irrespetuosa con él. Tiran basura al suelo, cortan arboles, conviertes bosques en lugares y carreteras”, comenzaba diciendo el pequeño entre un mar de lágrimas.

“Necesitan pensar sobre lo que están haciendo y sobre lo que están haciendo al planeta, lo que están haciendo a los animales. Están siendo muy malos, podría llamarles estúpidos o quizá incluso una palabra peor, ‘the S word’”, continuaba diciendo Henry entre sollozos.

“Voy a intentar luchar contra ellos cuando crezca. Les odio”, prometía Henry. “Bien, quizá podrías hacer posters, ¿sería una buena idea? Así no tendrías que luchar contra nadie”, le sugería su madre. “Eso haré y lucharé”, respondía él secándose las lagrimas.

Pero Henry no podía parar de llorar mientras hablaba de sus intenciones y sus deseos. “Sólo quiero gritarles. En realidad no, no voy a gritarles, tengo una idea mejor. Gritarles en su oreja. Les odio”.

“Yo solo quiero que los animales no mueran. Ojalá fuera un adulto ahora mismo”, lamentaba Henry. Pero su madre volvía a intervenir para decirle que también puede actuar como niño y Henry ideaba un nuevo plan. “Tú vienes conmigo y vamos a Little Mountain para intentar parar a la gente. Y puedo llevar mi silbato”.

Sin embargo, esta nueva idea tampoco conseguía poner fin al incontrolable e irrefrenable llanto de Henry. “¡Oh Dios mio! Animales bebés. ¡Oh Dios mio! Ellos comen la basura y odio a esa gente que quieren que hagan eso”, concluye el emotivo vídeo de Henry.

El vídeo de Henry ya acumula más de 16 millones de visitas y se ha convertido en un claro fenómeno viral. Ojala sus palabras lleguen a los oídos, y a las conciencias, de todos aquellos que dañan el planeta.