Final de Champions

Qué hacer en Milán además de ver la Final de Champions

Si eres aficionado del Real Madrid o del Atlético y estás planeando tu viaje para la Final de Champions, esto es lo que puede ofrecerte Milán además de fútbol.

Qué hacer en Milán además de ver la Final de Champions
Wikipedia

Los miles de aficionados de Real Madrid y Atleti de que se desplazarán hasta Milán con motivo de la Final de la Liga de Campeones 2016 pueden aprovechar su estancia para visitar alguno de los muchos rincones especiales que ofrece la capital lombarda.

La gloria futbolística por alcanzar y el espectáculo que supondrá volver a ver a los dos equipos de la capital española bregar por 'la Orejona' copan como es lógico toda la atención de cualquier escapada fijada para el próximo 28 de mayo, pero si viajas en familia o sacas un tiempo extra para conocer la ciudad, esta es la lista de monumentos y lugares que no debes perderte en Milán, una ciudad que destaca tanto por su atractivo turístico y cultura como por ser el centro de numerosas tiendas de lujo:

La Duomo, el Giuseppe Meazza de las catedrales

La Duomo de Milán es una de las catedrales más grandes del Mundo. Tanto es así que su aforo, unas 40.000 personas, sería capaz de albergar a las dos aficiones del Real Madrid y Atlético que se desplazarán a Milán con las entradas ofrecidas por la UEFA (apenas 20.000 localidades para cada club, lo que ha provocado indignación en las dos hinchadas).

Su impresionante fachada recubierta con mármol blanco Candoglia aporta una imponente visión a esta catedral de estilo gótico, que comenzó a construirse en 1386 pero cuyos trabajos no finalizaron definitivamente hasta 1965.

Si tienes tiempo de entrar a su interior la visita es más que recomendable ya que además de observar sus altas naves la Duomo cuenta con importantes monumentos, entre los que destaca la estatua de San Bartolomé de Marco de Agrate, que representa con un realismo que incluso causa escalofríos la figura de este santo que fue desollado vivo y que se representa sin piel.

En la misma plaza, la galería de Vittorio Emanuele y más

El la misma plaza de la Duomo puedes ver hacia la izquierda mirando hacia la fachada la galería de Víctor Manuel II, primer rey que tuvo la Italia unificada, y a la derecha, el Palazzo Reale, edificio hoy reconvertido en museo con una interesante colección que puedes visitar de forma conjunta al adquirir tu entrada para ver la Catedral.

La galería de Vittorio Emanuele es un interesante conjunto de pasajes donde destacan sus bóvedas de cristal realizado a mediados del siglo XIX y en el que puedes dar un interesante paseo además de ver todos los restaurantes y las tiendas de lujo que alberga, cual Balotelli buscando qué comprar para lucir en su próxima fiesta.

El Teatro de La Scala

Uno de los teatros más famosos del Mundo. Se puede observar su interior sin acceder a una de sus famosas óperas desde el museo contiguo que tiene, donde se puede recorrer su historia.

Castillo Sforzesco

Este impresionante castillo en pleno casco histórico de Milán fue la fortaleza de los Sforza, la familia que dominó la ciudad durante el siglo XV. En él vivieron bajo la tutela de este poderoso clan artistas de la talla de Leonardo Da Vinci, que decoró varias de las estancias, o Bramante.

Destaca su particular torre central, diseñada por el arquitecto del renacimiento Il Filarete. Se puede visitar gratuitamente su patio interior pero si tienes tiempo te recomendamos visitar los museos que alberga donde además de pinturas destacadas y esculturas de Miguel Ángel como la Piedad Rondanini se muestran muchísimas curiosidades como sarcófagos y momias.

Este castillo ha intentado ser destruido en numerosas ocasiones durante la historia de Milán, y sin embargo ha llegado casi intacto hasta nuestros días, por lo que bien merece la pena una visita.

La Última Cena de Leonardo

El icónico cuadro de Leonardo Da Vinci se encuentra en la iglesia-convento de Santa María delle Grazie. Este fresco, que ha recibido multitud de cuidados por su deterioro, tuvo una gran popularidad tras la publicación de la novela 'El Código Da Vinci'.

Por todo ello, si quieres ver esta obra maestra en primera persona durante tu visita a Milán por la Final de la Champions 2016 es imprescindible que reserves con antelación por vía online o telefónica.

Ronda de iglesias peculiares

Además de Santa María delle Grazie, otras iglesias y conventos que merecen la pena visitar si tienes tiempo son San Lorenzo Maggiore, la más antigua de la ciudad con más de 1.600 años de historia, o la Basílica de San Ambrosio, una de las más peculiares de Italia y que conserva los esqueletos de tres santos.

¿Y qué comer en Milán?

Ese es sin duda alguna el otro elemento principal de cualquier viaje a Milán: la comida. Al estar situada en el norte de Italia la comida lombarda tiene lo mejor de la cocina italiana y de los sabores del centro de Europa.

Como te imaginarás, la milanesa, ese filete de ternera con doble empanado, procede de Milán, donde sin embargo tiene el nombre de Cotoletta. Además de esto, la pasta y la pizza son especiales como en cualquier otra zona de Italia, destacando en Milán los gnocchis, una pasta realizada en base a patata.

A ello se suman entrantes también típicos como el carpaccio o el prosciutto y como postre, el tiramisú, que en cada zona de Italia se realiza siguiendo recetas distintas.

Capítulo aparte lo forman los helados y cafés milaneses, y también los licores, como el amaretto, elaborado a partir de almendras, y la sambuca, una bebida de alta graduación que se recomienda no tomar si se ha bebido ya alcohol durante la comida y que es semejante a un anís muy fuerte y dulzón.