NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

TENIS

¿Cómo afecta el nuevo circuito premium de los Grand Slams?

El proyecto de los Grand Slam para crear un circuito premium dejaría grandes beneficiados pero a la vez afectaría de lleno a numerosos torneos.

Actualizado a
El tenista español Carlos Alcaraz reacciona durante su partido ante Daniil Medvedev en el US Open 2023.
ELSAAFP

El mundo del tenis se ha despertado esta semana en shock por la noticia adelantada por The Athletic de la intención de los cuatro torneos de Grand Slam de crear un circuito premium dentro del tenis que englobase a los mejores torneos de la actualidad. Un proyecto que depararía sus pros y sus contras dentro de un mundo del tenis que sigue en constante debate por la distribución del calendario, las lesiones y el reparto de los premios económicos.

Entre los beneficios de este nuevo circuito premium destacaría el aumento de ingresos por parte de estos grandes torneos, ya que tendrían aún más protagonismo y atraerían a más patrocinadores, además de unificar los derechos televisivos y verían incrementada su partida económica con la posible entrada de Arabia Saudí. Un aumento de ingresos que también se podría ver reflejado en el incremento de la bolsa destinada a premios a los jugadores.

La creación de este circuito también supondría un alivio para los tenistas en cuanto al calendario, ya que los jugadores competirían durante cerca de 32 semanas al año si contamos los Grand Slam (con dos semanas por cada uno para ocho en total) y los Masters 1.000 de una y dos semanas de competición, lo que podría mitigar las lesiones que han asolado al circuito en las últimas temporadas.

La unión de todos estos torneos dentro de un único circuito premium también puede poner fin al conflicto de las bolas en los torneos, ya que podría ponerse en común determinadas pelotas para cada superficie.

Sin embargo la creación de este circuito premium supondría un duro golpe para los torneos que no formarán parte de este circuito como los ATP 250 y 500 o los WTA 250 y 500, ya que las grandes figuras del tenis podrían renunciar a competir en ellos, lo que provocaría pérdida de protagonismo y, a la vez, de inversión en ellos, condenándolos casi al ostracismo.

Unos torneos que, a su vez, deberían buscar un nuevo hueco en el calendario para intentar atraer a las estrellas del tenis.

La creación de este nuevo circuito premium también supondría un duro golpe para los tenistas con ranking más bajos, ya que solo tendrían opción de medirse con las grandes figuras del tenis si logran pasar las previas de los Grand Slam y los Masters 1.000 (como hasta ahora), pero que no se podrían enfrentar a ellos si renunciar a competir en torneos ATP y WTA 500 y 250.

Salvo sorpresa, con la creación de este nuevo circuito premium sí se mantendría el actual sistema de puntuación en el ranking ATP dentro de un circuito ATP y WTA que podría cambiar de forma tan radical como lo conocemos.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.

Normas