TENIS

Las lesiones complican el sueño de Nadal

Después de su gran inicio de temporada 2022 tras medio año sin competir por sus molestias en el pie, las lesiones vuelven a cebarse con Nadal antes de Roland Garros.

0

Lo que comenzó siendo un inicio de temporada de ensueño para Rafa Nadal tras un regreso espectacular después de casi medio año en el dique seco por culpa de sus molestias en el pie, se ha terminado convirtiendo en una pesadilla para el tenista balear justo antes de su gran objetivo de la temporada: Roland Garros.

Nadal afrontó el inicio de temporada con nuevos bríos pero con muchas incógnitas sobre cómo afrontaría su regreso al circuito tras esta inactividad. Sin embargo el balear se mostró muy sólido durante su participación en el ATP 250 de Melbourne, el Open de Australia, donde hizo historia con su Grand Slam número 21, y el torneo de Acapulco, sumando un total de 17 victorias consecutivas.

Sin embargo en Indian Wells comenzaron los problemas para Nadal. En su partido de semifinales ante Carlos Alcaraz Nadal sufrió una fisura en las costillas que le lastró en la final del torneo ante Taylor Fritz, asegurando que estas molestias le provocaban daño al respirar. Por esta razón Nadal decidió parar y renunciar a competir en los Masters 1.000 de Montecarlo y Miami y en el Barcelona Open Banc Sabadell.

Nadal retomó la competición en el Mutua Madrid Open para intentar coger forma sobre tierra batida antes de Roland Garros. Sin embargo el balear, que admitió que llegaba a Madrid a medio gas, pagó la falta de competición en su partido de cuartos de final ante Carlos Alcaraz.

Cuando Nadal parecía que remontaba el vuelo en el Masters 1.000 de Roma, al balear le volvió a torturar durante su partido ante Denis Shapovalov esa lesión crónica que sufre en su pie izquierdo, el síndrome de Müller-Weiss, que ya le molestó durante la semifinal ante Djokovic en el pasado Roland Garros y que le obligó a renunciar a gran parte de la segunda mitad de temporada el año pasado. "Soy un jugador que vive con una lesión", aseguró el propio Nadal en rueda de prensa tras su derrota en Roma donde, pese a ello, decidio seguir jugando hasta el final del partido.

Las molestias en el pie llegan en el peor momento posible para Nadal, ya que restan tan solo 10 días para el inicio de Roland Garros (22 mayo - 5 junio) y el balear aún no sabe cómo afrontar estos días previos en los que deberá descansar para evitar que las molestias vayan a más sin perder de vista su preparación para llegar a París lo mejor posible en busca de un nuevo título en Roland Garros mientras derrota a sus rivales sobre la pista... y a su maldita lesión en su propio cuerpo. De momento el sueño de Nadal en Roland Garros se complica por culpa de su lesión crónica en el pie.