WTA FINALS | ENTREVISTA

Muguruza: "Sueño en grande y pienso en el Grand Slam"

Garbiñe Muguruza (Caracas, 28 años) cerró con el título de las WTA Finals "el mejor año" de su vida. Después de la celebración, con tequila, charló con AS.

0

Garbiñe Muguruza atiende a AS desde Guadalajara, después de una noche de celebración con su equipo. Cerca, la Copa Billie Jean King que la convierte en maestra y en número tres del mundo. "El objetivo del número uno siempre está ahí, pero ahora lo miro menos. Prefiero tocar los trofeos", dice.

Personal y profesionalmente puede decir eso de 'soy feliz'. ¿En qué consiste la felicidad para usted?

En recoger los frutos después de trabajar duro, de atravesar esos malos momentos, de sufrir, de aguantar los baches... Este título sabe a gloria después de haber trabajado con mi equipo codo a codo y día a día. Eso es la felicidad.

¿Cómo ha sido la noche? ¿Hay resaca?
(Se ríe) ¡Tenía que haber tequila! Estamos en Guadalajara, en el epicentro del tequila. He celebrado a tope con el equipo esta supervictoria porque son muy pocos los momentos así de tanta calidad y satisfacción. Hay que disfrutarlo porque es muy fugaz. ¡Un título de maestra!

¿Qué le apetece hacer ahora?
¡Coger una tumbona! Hemos sufrido y apretado los dientes por la COVID, con las burbujas y las cuarentenas. El año pasado iba muy bien encaminada con la final de Australia, sufrí un parón y quería que este año no fuese igual. Ahora quiero bajar el ritmo. Me va a venir muy bien no hacer nada, aburrirme hasta recargar pilas y recuperarme físicamente. Dormir bien, comer bien, disfrutar, porque ha sido mi mejor temporada.

¿Qué le decía Conchita estos días, ella que jugó 12 ediciones de las Finals y nunca pudo ganarlas?
Hablamos bastante de ello. Me animó a seguir pese a que comencé con mal pie (una derrota en tres sets contra Karolina Pliskova realizando un gran partido), me decía que recordara que no estaba eliminada porque el round robin es así. Y me contó bastantes anécdotas de su experiencia, el Madison Square Garden... ¡Lo he conseguido por las dos!

"¡Estando aquí, en la celebración tenía que haber tequila!"

Muguruza

Por cierto, ¿usted ha visto vídeos de Arantxa y Conchita? ¿Qué le parece ese tenis?
Sí que he visto. Sobre todo de Conchita para bromear con ella desde que trabajamos juntas. Ha habido un cambio muy fuerte de estilo de tenis. Eran unas estrategas increíbles, los recursos que tenían para variar. Algo muy diferente a lo que hacemos hoy en día.

¿Sentía antes del torneo que era este año sí o sí?
Que se jugara en Latinoamérica pasa una vez en la vida. Sentí el apoyo desde el primer momento y la motivación creció. Ha sido una temporada muy larga. El fin del torneo es también un alivio. Ha acabado siendo mi mejor año y es una súper satisfacción.

Billie Jean King, Evert, Navratilova, Graf, Serena... Todas están en un palmarés en el que ya figura usted. ¿Qué le dice?
(Resopla). Que mi nombre esté al lado suyo me parece increíble, aún lo estoy procesando. Este es un torneo muy especial porque son sólo ocho jugadoras, cada partido se vive como una final y formar parte de la nómina de campeonas es increíble.

¿Ha crecido personal y deportivamente la Garbiñe de este año?
La verdad es que sí. Ha sido una progresión como jugadora. Este año me noto mucho más madura. La experiencia de gestionar los malos y los buenos momentos, saberme conducir durante todo el año. Soy mucho más amiga mía que antes.

"Ahora soy mucho mejor amiga mía que antes"

Tiene 28 años. En este Masters se ha escuchado ya ponerle la etiqueta de 'la veterana Garbiñe'. ¿Se siente así o es algo que le suena feo o lejano?
¡Para nada me siento veterana! Aunque sí es cierto que en esta edición ha habido muchas chicas jóvenes y primerizas (sólo ella y Pliskova repetían). Tampoco me siento una novata, pero sí en el momento perfecto físico, tenístico y mental.

¿Se cuida más? Trabaja también con una nutricionista, un psicólogo...
Sí. Cuando eres más joven, también eres más rebelde. Te cuesta más controlarte y cuidar ese tipo detalles. Pero según avanzas te das cuenta de que esas pequeñas cosas son las que marcan la diferencia.

En 2017 iba lanzada. Y llegó el bajón. ¿Hubo algún entrenamiento en el que dijera, 'mañana no vuelvo' porque no salían las cosas?
Fueron dos años en los que no jugué igual de bien. No es que fueran del todo malos, pero sí que se hicieron duros porque estaba acostumbrada a grandes resultados y no llegaban. Salí reforzada. En 2020 fue una lástima que se frenara todo por la COVID, pero ya notaba una gran diferencia en general sobre cómo afrontar las cosas.

Tiene Roland Garros, Wimbledon, las WTA Finals... Con el US Open y Australia, donde ya ha disputado una final, completaría el círculo sagrado del tenis. ¿El Grand Slam es algo en lo que piensa?
Sí, la verdad. Me gustan los grandes títulos y no tengo ni el US Open ni Australia todavía. Sueño en grande y cada vez que voy a esos torneos soy muy consciente de lo que me pueden aportar. Me encantaría ganarlos.

Parece que ninguna jugadora es capaz de ocupar el trono de tantos años de Serena. ¿Quizá usted se ve preparada?
¡A por ello voy!, pero ahora mismo dominar tanto como Serena no puede pasar. Ella marcaba grandes diferencias y ahora está todo más igualado. Claro que me gustaría estar ahí molestando y ganando.

Este año se le ha ido del circuito una amiga, Carla Suárez, después de superar un cáncer. Vaya llorera se cogieron en los Juegos... ¿Le ha marcado la entereza de Carla?
Jugar con Carla, tenerla cerca y ver su ejemplo me ha dado una gran motivación y otra perspectiva. En los Juegos sufrimos muchísimo de la emoción y las ganas que teníamos. Demostramos cómo nos sentíamos las dos. La voy a echar mucho de menos porque es una gran amiga y una inspiración.

El tenis femenino español ha tenido un buen año. Y parece que vienen buenas jugadoras por detrás. Paula Badosa decía que se inspiró en usted porque la veía diferente... Eso debe ser bonito.
No te das cuentas de ese tipo de cosas porque estás concentrada en tu carrera y sí que es realmente bonito. Cuando te lo dicen... ¡Guau! Qué bien que pueda transmitir esos valores, que con mi esfuerzo y ellas puedan sentirse inspiradas.

Djokovic tiene 34 años. Nadal, 35. Serena y Federer, 40. ¿Se ve jugando a esa edad?
Si le preguntas a todos a mi edad todos te dirían que no, y yo respondo lo mismo. No me veo ahora mismo hasta los 35, pero quién sabe...