MASTERS 1.000 MIAMI

El alien Sinner priva a Bautista de la final de Miami

El italiano, de sólo 19 años, remontó un set al español, que buscaba su segunda final de un Masters 1.000 después de haber tumbado a Medvedev.

Madrid

Como un alien llegado desde el espacio, desde el futuro, Jannik Sinner contrarrestó con aplomo, recursos y tiros como salidos de una pistola láser la veteranía de Roberto Bautista (32 años) para plantarse en la final del Masters 1.000 de Miami con tan sólo 19 años. Derrotó al español, remontando un set, lo que dice mucho de su sangre fría, por 5-7, 6-4 y 6-4 en 2h:29. El pelirrojo italiano es un peligro.

Bautista, 12º del mundo y que tenía la oportunidad de retornar al top-ten con el título, venía de derrotar nada más y nada menos que Daniil Medvedev, el número dos del mundo, con un juego fulgurante (6-4 y 6-2). Pero Sinner (31º), campeón de esquí en su juventud como Novak Djokovic y que parece deslizarse sobre tablas como él, no se amedrentó. Arrancó nervioso, y entregó un break de inicio, pero enseguida se sacudió la presión para lograr un contrabreak (3-3) y anunciar que habría pelea. La ganó el español en el primer parcial. El de Castellón disputaba su cuarta semifinal en un Masters 1.000 y en Shanghái 2016 perdió el título frente a Andy Murray. Por el Hard Rock Stadium no se dejaron caer este año Djokovic, Nadal, Federer y Thiem y la oportunidad pintaba única. Había que aprovecharla.

A POR UN TERCER TÍTULO

Pero el transalpino no entregó la toalla... en su tercera participación en un Masters 1.000. Además, ya sabía lo que es ganar a Bautista, porque lo había logrado el 17 de marzo en Dubái en tres mangas. Tocaba sufrir, pues. Intentar parar el tiempo de un reloj que corre a favor del italiano. El español no aprovechó cuatro bolas de quiebre en el tercer set con 3-3 y abrió una grieta por la que se metió el espigado Sinner (1,88). Equilibró el choque y, con su calma habitual, anunció que iba a por su tercera final ATP (las otras dos las ganó, Sofía 2020 y Melbourne-1 2021).

Por algo eligió Nadal a Sinner para pasar la cuarentena y afilar su raqueta antes del Abierto de Australia. Aprende a pasos agigantados. También a remar. Pese a ir un break en contra en el tercer set, lo levantó con tres juegos seguidos y se encaminó hacia la victoria. Sigue la maldición para el tenis español en Miami, sin ningún título ATP pese a las finales de Nadal (5), Ferrer, Moyá y Bruguera. El futuro ya está aquí. El domingo (19:00, #Vamos), el alien saldrá a devorar a Andrey Rublev (7-5 y 7-6 a Korda) o a Hubert Hurkacz (2-6, 6-3 y 6-4 a Tsitsipas). Tiene hambre.