WTA 1.000 MIAMI

Andreescu también para a una Sorribes que le llevó al límite

La canadiense, que eliminó a Muguruza en octavos, necesitó tres sets y más de dos horas y media para superar a la española, que sale de Miami en el top-50.

Andreescu también para a una Sorribes que le llevó al límite
Geoff Burke USA TODAY Sports

Bianca Andreescu, que frenó en octavos del Miami Open la exitosa trayectoria de Garbiñe Muguruza, también paró en cuartos la inercia no menos brillante de otra española, Sara Sorribes. Las dos encabezan la tabla de victorias de la temporada, con 20 y 15 respectivamente, y han ganado un título, pero se toparon con la canadiense de 20 años y 9ª del mundo, campeona del US Open de 2019, que ha recuperado su mejor nivel donde más le gusta jugar, en suelo norteamericano. Eso sí, para doblegar a la española necesitó tres sets (6-4, 3-6 y 6-3) y dos horas y 35 minutos.

"Es una increíble luchadora, no sé de dónde he sacado las fuerzas, porque ella ha jugado increíble", dijo sobre su rival, que había jugado cuatro partidos largos y resueltos en tres mangas en el WTA 1.000 estadounidense (ha ganado ocho, más que nadie, de ese tipo en lo que va de campaña). Sorribes se va de Florida, rumbo a Bogotá, con la cabeza muy alta, la sensación de que ya puede competir contra cualquiera y diez puestos más arriba en el ranking, en el 48. El mejor de una carrera que parece en pleno despegue a sus 24 años. Andreescu se enfrentará en semifinales a la griega Maria Sakkari, que pudo con la gran favorita, japonesa Naomi Osaka.

El partido lo inició Sara de la mejor manera posible, con una doble rotura totalmente inesperada que impresionó a su rival, pero no la derribó. La de Ontario reaccionó en modo campeona, afinó su puntería y atacó con esa capacidad que tiene para echarse encima de la pelota y generar potencia. A la par, uso bien las dejadas, porque tiene muy buena mano. Con esa doble vertiente de juego le dio la vuelta a una situación complicadísima para anotarse el primer set.

La dinámica parecía mala para Sorribes, por eso no tuvo más remedio que dar un paso al frente, sobre todo con el drive, porque con el revés tenía problemas. Más metida en pista, la de Castellón empezó a ejecutar los golpes con más fuerza e intención y continuó con sus habituales variaciones en una combinación que inquietó a su oponente. Llegó un periodo en el que los restos se impusieron totalmente. De hecho, el segundo parcial empezó con siete breaks seguidos hasta que la española logró mantener su servicio y le rompió una vez más el suyo a Andreescu. En esos momentos, ambas dejaron para la galería puntos espectaculares.

'Drama queen'

Sara igualó el partido con un aumento considerable de sus winners y en el arranque del tercer set apretó en sus turnos de saque. El segundo lo ganó incluso en blanco. El tiempo corría a su favor, porque a Bianca se la veía cansada y con ganas de evitar más intercambios largos a base de acortar los puntos. Eso le llevó a precipitarse en alguna ocasión y aun así, por calidad fue la primera en tomar ventaja un break de ventaja en el desenlace (3-2). Muy parecido a lo que se vio en su duelo contra Muguruza, en el que cuando parecía hundida físicamente jugó a un nivel altísimo, con cierta perrería. No en vano, Angelique Kerber le llamó "drama queen" (reina del drama), precisamente en Miami. También le acompañó la suerte y un error clave de su contrincante en una volea sencilla. Ahí, con 5-2, se acabaron las opciones de Sorribes, que dijo adiós después de dejarse de nuevo todo lo que tenía en la pista.

Resultados del cuadro WTA del Miami Open.