WTA 1.000 MIAMI

Andreescu frena a Muguruza y no habrá derbi español en Miami

La canadiense recuperó su mejor nivel para remontar y vencer por segunda vez a la española, que vuelve a quedarse en octavos. Será quien se enfrente a Sorribes en cuartos.

0

La marcha imparable de Garbiñe Muguruza en el circuito WTA tocó a su fin este lunes cuando tras un primer set muy esperanzador parecía que podría llegar la décima victoria consecutiva de la española, 21ª de la temporada. Pero Bianca Andreescu, una chica de 20 años impertinente, irritante y que, todo hay que decirlo, juega muy bien al tenis, frenó a la líder del año en partidos ganados con una merecida remontada: 3-6, 6-3 y 6-2 en dos horas y 13 minutos. Así frustró el derbi español que casi se saboreaba ya después del impresionante triunfo ante Ons Jabeur de Sara Sorribes, que será quien se enfrente el miércoles en cuartos a la canadiense, octava favorita y ganadora del US Open en 2019.

La derrota de Garbiñe, que sigue sin poder pasar de octavos en este torneo y era la sexta vez que llegaba a esas alturas, no fue por falta de actitud, más bien le faltó fuelle, fondo físico después de un curso cargado de partidos, muchos de ellos de la máxima exigencia, porque apenas ha tenido rivales fáciles por su posición en el ranking y por el nivel tan parejo que hay en el circuito. El domingo se dejó más que el alma ante Kalisnkaya, gastó mucha energía. Así lo reconoció en la rueda de prensa. Andreescu, que venía de pasar un año sin competir, parece haber recuperado su mejor versión en Miami. Esta vez no pasó por encima de Muguruza como en Indian Wells hace dos años (6-0 y 6-1), pero el juego directo de la caraqueña rebotó de nuevo en la frescura de una rival muy dinámica y que se juega cada golpe con la fe de que le va a entrar, aunque a veces le acompañe también la suerte.

Tras esa primera manga en la que Garbiñe estuvo más que correcta, la ganadora de dos Grand Slams fue siempre a remolque de lo que quiso dictar la tenista de Missisauga, de origen rumano. Incluso en los momentos en los que sus fuerzas parecieron decaer. Muguruza no se rindió ni con el 4-0 en contra del último parcial. Sin embargo, reapareció esa angustia que le perseguía en otros tiempos y que le puso al borde de las lágrimas cuando se dio cuenta de que esta vez no podría darle la vuelta al partido.

"Me falto chispa"

"Físicamente no estuve a la altura. Me faltó energía, chispa ante una rival que juega muy rápido. Al final del tercer set noté que me costaba jugar de la manera que quería. Arrastré mucho la carga de partidos, sobre todo el del domingo con mucho calor. Me noté mermada en ese aspecto", reconoció la española, que empezará "ya a preparar la campaña de tierra". "Ha sido un buen inicio de año y estamos contentos, pese a esta derrota. Aunque aún no hemos montado el plan". Podría empezar enseguida, aún en América (Charleston) o ya en Europa, en Stuttgart, pasadas un par de semanas.

Resultados del cuadro WTA del Miami Open.