WTA 1.000 MIAMI

Sara Sorribes no para de ganar y por primera vez es top-50

La española hizo un partidazo con defensas increíbles ante la tunecina Jabeur (30ª). Es virtual número 48 del mundo y se enfrentará a Andreescu en cuartos.

0
Sara Sorribes no para de ganar y por primera vez es top-50
Geoff Burke USA TODAY Sports

Sara Sorribes se ha instalado en un momento de forma excelso y, de momento, no tiene tope. Lo que está haciendo en Miami es sencillamente impresionante. Cuatro partidos y cuatro victorias en tres sets y con un mínimo de dos horas en pista en cada uno de ellos. Este lunes se merendó a una rival durísima que, además, le había ganado en cuatro de sus cinco enfrentamientos, Ons Jabeur, tunecina de 26 años y 30ª del mundo. La castellonense brilló con defensas increíbles, una suerte en la que quizá ahora mismo sea la mejor del circuito, para ganar por 6-4, 0-6 y 6-1 en 120 minutos justos. "Mi única respuesta es guau, estoy superfeliz", dijo cuando le preguntaron aún en la cancha cómo se sentía.

El triunfo, al margen de meterle en cuartos de un WTA 1.000 por primera vez en su carrera, ronda en la que se enfrentará en la madrugada del miércoles al jueves, no antes de las 01:00, a la canadiense Bianca Andreescu que ganó a Garbiñe Muguruza, le coloca también por primera vez en el top-50. De momento, Sara es 48ª del ranking y una victoria más en Florida le metería entre las 40 primeras. Se lo ha ganado a pulso, con mucho esfuerzo, sudor y, sobre todo, una determinación encomiable. Sorribes se lo cree porque puede. De otra manera no habría podido superar a una jugadora como Jabeur, agresiva y directa, que tuvo que abusar de las dejadas porque de otra forma veía que no rebasaba a una oponente con una condición física envidiable. Un muroon muy buena mano en la red que repelió muchos de los cañonazos de la norteafricana y que se llevó el primer set pese a encajar 22 golpes ganadores (acabó con 44). La fórmula fue no fallar. En ese parcial sólo sumó tres errores no forzados para una cifra sobresaliente de 11 en total.

El esfuerzo tremendo de cerrar esa ventaja le pasó factura a Sara, que necesitaba un respiro y quizá decidió dárselo cuando tras un tercer juego muy disputado, su contrincante se adelantó con doble break. Sorribes no se inmutó por recibir un rosco y salió transformada en la tercera manga. Ahí fue ella la que acumuló dos quiebres de ventaja y no perdonó. Por el camino no se cansó de devolver remates, derechazos y más dejadas ante la incredulidad de una Jabeur que venía de eliminar a la cuarta del mundo y ganadora del Open de Australia de 2020, Sofia Kenin. Ese es el nivel que tiene ahora la jugadora que entrena una más que orgullosa Silvia Soler. Lleva 15 victorias WTA en 2021, en pista dura, cuando en todos sus años de carrera había ganado 50 entre todas las superficies. Y, claro, ahora quiere más.

Resultados del cuadro WTA del Miami Open.