OPEN DE AUSTRALIA

"No es verdad que los tenistas del Open de Australia tengan que estar en cuarentena"

En declaraciones al medio australiano Nine, Todd Woodbridge aseguró que el torneo aplicará estrictas medidas para evitar una tercera ola de coronavirus en el Estado de Victoria.

Imagen de la pista del Rod Laver Arena con la ciudad de Melbourne al fondo durante el partido entre Nick Kyrgios y Rafa Nadal en el Open de Australia 2020.
Cameron Spencer Getty Images

Se acerca el Open de Australia 2021 en Melbourne y continúan las dudas sobre la celebración del torneo a causa de la pandemia de coronavirus. Las autoridades locales no quieren que el primer Grand Slam de la temporada provoque una nueva ola en el Estado de Victoria, que en el último mes no ha registrado ningún positivo en coronavirus tras llevar a cabo unas estrictas restricciones.

En el programa 'Today' del medio australiano Nine, Todd Woodbridge, uno de los mejores doblistas de los 90, quiso dar su opinión sobre la celebración del torneo y el temor que existe entre los ciudadanos de Melbourne. "Hay mucha preocupación en Melbourne porque hemos trabajado muy duro para tener este virus bajo control, por lo que traer a jugadores internacionales sería preocupante. Sin embargo, Tennis Australia y las autoridades sanitarias han trabajado muy duro para establecer protocolos para el torneo"

Woodbridge explicó que los tenistas que vayan a jugar al Open de Australia deberán someterse a numerosos test para garantizar la seguridad de la burbuja aunque desmintió que tengan que guardar cuarentena y que podrán moverse del hotel a las pistas para entrenar. "Cuando vengan los tenistas, ellos tendrán que haber dado negativo antes de subirse al avión, hacerse un nuevo test tan pronto como hayan aterrizado y dar negativo para poder permanecer en la burbuja. He escuchado rumores en la radio de que deberán guardar diez días de cuarentena. Eso no es verdad. Tendrán que pasar por lo mismo que los demás. Entonces ellos tendrán la oportunidad de ir del hotel a las pistas y después regresar al hotel para permitir que el Open de Australia se pueda celebrar de la mejor forma posible".

Por último Woodbridge destacó que, muy posiblemente, los tenistas se encuentren en Australia con unos protocolos muy similares a los que ya se sometieron en otros grandes torneos como el US Open o Roland Garros. "Cabe mencionar que los jugadores ya han estado haciendo esto los últimos meses. En el US Open, el primer Grand Slam tras el regreso del circuito, se hicieron 10.000 test de coronavirus en la burbuja. Así que los jugadores se someterán a test con frecuencia y de forma rigurosa y creo que podemos estar seguros de que seremos tan duros y estrictos como con cualquier otra persona que venga a Australia".