1
2
3
Alexander Zverev
6
6
-
Diego Schwartzman
2
1
-

TENIS | COLONIA 2

Zverev barre a Schwartzman y logra el doblete en Colonia

Zverev confirmó su buen momento de forma con el triunfo ante Schwartzman en la final del segundo torneo celebrado en Colonia, donde ya ganó el domingo pasado.

Serio, sin fisuras ni bajones incomprensibles, Alexander Zverev da pasos al frente para convertirse en el jugador fiable y dominador que se intuía en él desde que comenzó a destacar aún en su adolescencia. El alemán de 23 años y 7º del mundo no dio opción a Diego Schwartzman en la final del segundo torneo disputado en las dos últimas semanas en Colonia, cerca de su casa donde ya ganó el pasado domingo el título contra el canadiense Felix Auger-Aliassime. Sascha pasó por encima del argentino (6-2 y 6-1 en 71 minutos), que venía de darse una buena paliza en cuartos contra el español Alejandro Davidovich, ante quien levantó una bola de partido, y en semifinales ante el citado Auger-Aliassime, al que superó en tres sets.

Es la tercera vez que Zverev levanta dos trofeos en semanas consecutivas, tras hacerlo en 2017 (Washington y Montreal), 2018 (Múnich y Madrid). Sobre la pista cubierta del Lanxess Arena de la ciudad germana, con público en las gradas, algunos cómodamente tumbados en las camas deformables del patrocinador del evento alrededor de la pista, y una magnífica banda de soul, hip-hop y funky (los berlineses The Swag) amenizando los descansos, el finalista del pasado US Open dio una lección de tenis sobrio y sencillo, sin estridencias, contundente. Así desarboló por completo a un fatigado Schwartzman, que este año ha perdido las tres finales que ha disputado en Córdoba, Roma y Colonia.

El Peque buscaba su cuarto título y se quedó con las ganas porque no encontró soluciones contra un jugador en estado de gracia. "Es sólido y agresivo a la vez. Estuvo perfecto en la pista", dijo el argentino sobre su verdugo, antes de felicitar al equipo de Zverev, incluido David Ferrer, que siguió el triunfo de su nuevo pupilo desde casa. "Está siendo una gran ayuda para mí y para mi padre", dijo el vencedor. En el primer set, Zverev, que sólo cocedió una opción de break a su rival en todo el partido, rompió dos veces el saque de Diego. En la segunda manga lo hizo otras tres veces, con mucha facilidad. Así logró su octava victoria consecutiva. "Nos vemos en Londres", dijo el jugador de Hamburgo. Y así será, porque, salvo que algo les ocurra de aquí al 15 de noviembre, ambos estarán en las ATP Finals.