ROLAND GARROS

Nadal-Djokovic, la gran pelea

Será la final número 27 entre ambos, la tercera en París. El español domina con claridad al serbio en tierra: 17-7 (6-1 en Roland Garros). Igualdad máxima en finales de Grand Slam (4-4).

Rafa Nadal (Manacor, 34 años) jugará el domingo (15:00, DMAX y Eurosport) en París su 28º final de Grand Slam. El rey de la tierra batida tendrá la oportunidad de sumar su decimotercer Roland Garros, nadie en la historia tiene más. Enfrente, una vez más, el serbio Novak Djokovic (Belgrado, 33 años). El número uno del mundo sufrió de lo lindo para vencer en cinco sets al griego Tsitsipas. Será la tercera vez que se enfrenten en la final del torneo francés y en las dos anteriores salió triunfador el tenista español. En 2012, en la primera final del serbio en París (6–4, 6–3, 2–6, 7–5) y en 2014, cuando Nadal volvió a dejar a Djokovic con la miel en los labios (3–6, 7–5, 6-2, 6–4). El domingo se verán las caras por 9ª vez en una final de Grand Slam y el balance entre ambos no puede ser más igualado: cuatro finales para cada uno.

El tenista balcánico saldrá a la pista central Philippe Chatrier por quinta vez en una final, en la que optaría a su segunda Copa de los Mosqueteros. Ya se llevó el legendario trofeo en 2016 frente al británico Andy Murray (3–6, 6–1, 6–2, 6–4), quitándose el sinsabor de la derrota sufrida un año antes frente al suizo Stan Wawrinka. Rafa alcanza su cuarta final consecutiva en París y está a un paso de lograr su victoria 100. Es la sexta vez que Nadal alcanza la final del torneo sin perder ni un set (las otras fueron en 2007, 2008, 2010, 2012 y 2017) y ya sabemos el resultado. Nadal, triunfador.

Djokovic domina a Nadal en duelos directos

La tierra batida es el territorio de Nadal que somete al serbio con claridad. 17 partidos vencidos por 7 de Djokovic. El balance en Roland Garros es todavía más favorable al tenista español que domina al balcánico por 6-1, aunque la última vez que se vieron las caras en el torneo francés, Djokovic eliminó al español por la vía rápida en cuartos de final (7-5, 6-3, 6-1, en Roland Garros 2015).

Finales de Grand Slam

Año Torneo Vencedor Resultado
2010 US Open Nadal 6–4, 5–7, 6–4, 6–2
2011 Wimbledon Djokovic 6–4, 6–1, 1–6, 6–3
2011 US Open Djokovic 6–2, 6–4, 6–7(3), 6–1
2012 Open Australia Djokovic 5–7, 6–4, 6–2, 6–7(5), 7–5
2012 Roland Garros Nadal 6–4, 6–3, 2–6, 7–5
2013 US Open Nadal 6–2, 3–6, 6–4, 6–1
2014 Roland Garros Nadal 3–6, 7–5, 6–2, 6–4
2018 Open Australia Djokovic 6–3, 6–2, 6–3

Será el duelo número 56 entre ambos tenistas con ligera ventaja para Djokovic que ha vencido en 29 ocasiones, por 26 del español. Es la gran pelea del tenis actual, con permiso de Roger Federer, y el duelo más repetido (Djokovic-Federer se han medido en 50 ocasiones). Lejos queda el año 2006 cuando precisamente las pistas del Bosque de Bolonia vieron el primer duelo entre ambos (cuartos de final y retirada del de Belgrado en el tercer set). El combate cumbre que ha dominado el tenis en la última década y que tendrá el domingo en París un nuevo capítulo, la final número 27 entre ambos tenistas. El balance en finales de torneos es ligeramente mejor para Djokovic que para Nadal: 15-11. Sin embargo, en partidos de Grand Slam Nadal siempre saca su gen competitivo y se crece: 9-6 para el manacorí frente al serbio.

Djokovic, junto a Nadal en la final de 2014.

Los 20 majors de Federer, a tiro

También está en juego la hegemonía histórica del tenis, ya que Rafa Nadal de vencer a Djokovic en París alcanzaría en lo más alto a Roger Federer como los tenistas con más Grand Slam de la historia. Ahora el suizo tiene 20, por los 19 de Nadal y los 17 de Djokovic. Un triunfo del serbio apretaría aún más la disputa por ser el mejor tenista de la historia. En cómputo total de títulos, Nadal suma 85 por 81 de Djokovic.

La última vez que se pudo disfrutar de un Nadal-Djokovic fue en enero de este año en la remozada final de la ATP Cup. Hubo victoria de Djokovic en pista dura sobre Nadal: 6-2 y 7-6 (5), que supuso el triunfo final de Serbia sobre España. Djokovic está preparado para derribar a Nadal en 'su casa' y retrasarle su triunfo número 100 en la arcilla francesa.