MASTERS 1.000 CINCINNATI

Dimitrov y el coronavirus: "Los primeros días fueron muy duros"

En una entrevista con Ubitennis, el tenista búlgaro relató cómo pasó la enfermedad antes de regresar a la competición en Cincinnati y el US Open.

Grigor Dimitrov, durante un entrenamiento previo al Western & Southern Open, el Masters 1.000 de Cincinnati, en el USTA Billie Jean King National Tennis Center de Nueva York.
MATTHEW STOCKMAN AFP

Grigor Dimitrov es uno de los tenistas que en los últimos meses se ha tenido que enfrentar a la pandemia de coronavirus tras contraer la enfermedad durante la celebración del Adria Tour organizado por Novak Djokovic.

 

En declaraciones al portal Ubitennis, el búlagro reveló la dureza de la enfermedad y como le lastró en su forma física. "Los primeros días de convalecencia fueron muy duros, había perdido el tono muscular y ritmo cardiaco. Intenté averiguar qué hacer para recuperar una condición física que me permitiera aguantar en la pista al menos durante dos horas, pero durante una semana sólo podría caminar. No podía correr o hacer pesas. Luego ya empecé a retomar la actividad con sesiones de 20 minutos, 30 minutos, una hora y descansos. Habré tenido lesiones pero esta rehabilitación ha sido muy dura".

De hecho, Dimitrov confesó que no esperaba estar en el Masters 1.000 de Cincinnati y el US Open a causa de la enfermedad. "No pensé que fuera a venir a Estados Unidos. No estoy en mi mejor forma, pero este año he pasado por momentos bastante duros, mucho más que los que se te presentan normalmente en la vida. No tenía ninguna expectativa, llegué hace un día y medio con el objetivo de ganar un partido y tener la energía suficiente para llegar hasta el final. Decidí venir porque siempre quiero esforzarme hasta el límite de mis posibilidades. Sabía que tenía que hacer algunos cambios y eso me permitió apretar los dientes y seguir adelante. Algún día será una bonita historia para contar pese a que aún no haya terminado mi carrera"

Dimitrov también quiso mandar un mensaje a todos aquellos que subestiman la presencia del virus y les pide precaución para que no pasen por lo mismo que él. "Espero que mi ejemplo sirva para todos: no importa quién seas, en qué forma estés o qué comas, todos somos iguales frente al virus. No me he tomado la enfermedad a la ligera. Estuve aislado y luego, cuando enfermé, no pude evitar aceptarlo. Pensé en lo que hice, lo que pude haber evitado, pero no importa, no se puede cambiar el pasado. Estoy muy agradecido por poder competir en estos eventos, ya no hablo de ganar partidos o jugar al tenis".