TENIS | US OPEN

Murray tiene miedo a viajar a Nueva York pero irá al US Open

Andy Murray aún tiene una sensación aprensiva sobre el hecho de viajar a Nueva York, pero dice que ha cambiado "mentalmente" sobre la posibilidad de estar en el US Open.

Murray tiene miedo a viajar a Nueva pero irá al US Open
Alex Davidson Getty Images for Battle Of The B

La ya famosa burbuja de Nueva York, dispuesta en el barrio de Queens para que se celebren allí el Masters 1.000 de Cincinnati y el US Open, desde el 22 de agosto, sigue su curso inexorable pese a la cancelación del primer torneo de la minigira estadounidense de pista dura, en Citi Open de Washington. Incluso algunos tenistas que se mostraron reacios a acudir hace unas semanas, muestran ahora su voluntad de estar en las citas americanas, sobre todo en el Grand Slam del Billie Jean King Tennis Center. Es el caso del exnúmero uno Andy Murray, que tiene previsto volver a la actividad después de su regreso tras ser operado de la cadera en enero de 2019 y padecer otras molestias, como la de las rodillas, que le impidieron participar al 100% en la primera fase final de la Copa Davis el año pasado en Madrid.

El británico continúa con una sensación de "aprensividad" acerca del hecho de viajar a Nueva York, en mitad de una situación complicada por culpa de la COVID-19 en Estados Unidos. Pero ahora dice que ha cambiado "mentalmente" sobre la posibilidad de estar en la gira y sobre todo, de jugar el US Open. "Hace cuatro o cinco semanas, éramos bastante escépticos", dijo Murray en la víspera del torneo del equipo Battle Of The Brits que su hermano, Jamie, organizó en el Centro Nacional de Tenis de Roehampton. "El objetivo de mi entrenamiento la semana pasada y durante este evento es tratar de ponerme en forma para el Abierto de Estados Unidos. Si no se jugara, mi programación sería diferente. Mentalmente, planeo que siga adelante, pero sigo con cierta aprensividad", añadió

“Estaba pensando en viajar a algún lugar de antemano para entrenarme en climas cálidos. Pero luego aumenta el riesgo de contraer el virus, lo que significa que no puedes entrenar o viajar durante un par de semanas, lo que podría poner en duda jugar un Grand Slam. Espero que pueda seguir adelante, pero si no, también estoy de acuerdo con eso. No es como si estuviera diciendo que debe seguir adelante como sea. Tenemos que intentar volver a competir cuando sea seguro hacerlo", explicó el escocés, que puso como ejemplo, "algunos deportes han regresado y parecen haber funcionado bastante bien, como el fútbol, por ejemplo". "El problema para nosotros es el viaje. Esperemos que nos hagamos la prueba antes de llegar, y una vez que lleguemos allí. Los jugadores, el personal y todos, estamos en esta burbuja segura. Todo estará bien, esa es mi esperanza", comenta Murray, que no está seguro de si jugará el Southern & Western Open antes del US Open. La última vez que jugué la semana antes de un Slam tenía 19 años. No estoy particularmente interesado en jugar consecutivamente". Una compatriota de Murray, Johanna Konta, también se ha declarado partidaria de estar en el US Open.