TENIS

David Ferrer: "Ser un ejemplo es uno de mis mayores trofeos"

El de Jávea, de 36 años, colgará la raqueta en 2019 tras jugar seis torneos que ha seleccionado. Llegó a ser número tres del mundo y acumula 27 títulos.

0
David Ferrer: "Ser un ejemplo es uno de mis mayores trofeos"
PEPE ANDRES DIARIO AS

-¿Cómo están siendo estos últimos meses y qué espera de la gira de despedida?

-Mi rutina no ha cambiado mucho. Sigo entrenándome, he hecho la pretemporada normal y quiero acabar de la mejor manera posible. Me sigo divirtiendo, me lo paso bien y tengo ganas de hacer un buen tenis.

-¿Por qué ha elegido seis torneos para su adiós al tenis?

-Son los que me gusta jugar. Y es un homenaje al cariño que me ha dado la gente. En ­Auckland gané cuatro veces, en Buenos Aires y Acapulco, tres y cuatro… En la Copa Hopman no había estado nunca y no quería retirarme sin ir; y volver al Godó y al Mutua Madrid Open era casi obligado porque son mi casa.

-¿Qué es lo que más echará de menos de su deporte?

-Muchas cosas. Primero, la competición, porque siempre me ha encantado, y luego a mis compañeros, porque el cariño que les tengo es grande. Se abre otra etapa y seguro que vendrán cosas muy buenas.

-¿Cuál es el primer recuerdo que tiene de sus inicios?

-El más lejano es cuando empecé a jugar en el Club de Tenis Jávea con mi hermano y mi padre, que estaba en la escuela. Mi primer entrenador fue Mariano Peinado. Después hubo muy buenos momentos: la primera vez que fui top-100, el primer torneo ATP que gané, la Davis...

-Elija un partido…

-La final de Copa Davis de Praga cuando vencí en tres sets a Berdych en indoor fue uno de mis mejores partidos tenísticamente hablando. De emoción, cuando gané París-Bercy u otra final de Davis ante Del Potro.

-Su momento más feliz y el más amargo…

-El más feliz, cuando ganamos la Davis 2011. Y el peor, cuando perdí la final de Miami con match ball a favor contra Murray.

-¿Y el top-5 de rivales a los que se ha enfrentado?

-Federer, Nadal, Djokovic, Murray… y Ferrero, que por amistad fue un jugador contra el que me gustó mucho enfrentarme.

-¿Qué le enseñó el tenis?

-El deporte en general te inculca valores. El tenis me ha enseñado compañerismo, juego limpio, respeto al rival, aceptar las situaciones o la frustración...

-¿Y qué legado deja usted?

-Sinceramente, no lo sé. Es que a mí el tenis me lo ha dado prácticamente todo. He disfrutado, he evolucionado como persona... Lo que soy se lo debo a la educación de mis padres y a mi trabajo, que ha sido el tenis.

-Pero fue y aún es un ejemplo para muchos tenistas, ¿qué le dice eso?

-Es un orgullo y un éxito, independientemente de los torneos que haya ganado. Que sea un ejemplo por mi carrera es uno de mis mayores trofeos. Me voy tranquilo porque intenté hacer todo lo posible para llegar a lo más alto. Aunque no haya conseguido un Grand Slam, quizá lo que me ha faltado por mi trayectoria, me voy muy orgulloso.

-Se va y a otros compañeros de la Armada les queda ya poco, ¿vienen tiempos duros?

-Hay muy buenos jugadores, muchos en el top-100. Un Nadal no habrá, pero gente que toque el top-10 sí. En ese sentido, que la gente esté tranquila, pero repito, que no esperen otro Nadal.

-¿Qué opina del cambio de formato de la Copa Davis?

-Me parece bien porque el calendario estaba muy saturado y hace muchos años que los top no juegan las primeras eliminatorias. Por otro lado, será a finales de año y la gente llegará cansada. Hay que ajustar cosas y evolucionar, pero tiene muy buena pinta. Además, tenemos la suerte de que las primeras finales se jugarán en España.

-¿Y qué le parece el contraataque de la ATP con su Copa Mundial?

-Eso es lo que no me gusta, que haya dos torneos por países, dos Davis diferentes con formatos parecidos. Habrá que hacer algo para que la Copa Davis siga siendo lo que ha sido.

-¿A qué va a dedicarse?

-No lo he pensado mucho porque estoy centrado en acabar lo mejor posible. Toca vivir el presente. Seguro que pasaré más tiempo con mi familia (tiene un hijo) y seguiré vinculado a mi deporte, pero aún no he hecho planes de futuro. 

-¿Qué tal ha encajado su entorno la retirada?

-Son los primeros que lo entienden. Cuando mi ranking no es el que era y no doy lo máximo físicamente, es lógico. Y vivir en Jávea me apetecía.