Temas del día

Nadal asusta: paliza a Thiem y a por Dimitrov en semifinales

MASTERS 1.000 DE MONTECARLO

Nadal asusta: paliza a Thiem y a por Dimitrov en semifinales

Rafa Nadal.

ERIC GAILLARD

REUTERS

El español, magnífico, no dio opción al austriaco, que decepcionó. Se enfrentará al búlgaro por un puesto en la final. Ha ganado 32 sets consecutivos en tierra.

Todo el mundo auguraba un partidazo hoy en la Raniero III entre el mejor jugador de la historia en tierra, Rafa Nadal, y su heredero natural sobre esa superficie, Dominic Thiem. Se hablaba de final anticipada en el Masters 1.000 de Montecarlo. Pero fue un monólogo del español, un solo brillante y una demostración de poderío sobrecogedora para el resto de sus rivales: 6-0 y 6-2 en 68 minutos. Palizón en toda regla.

Es la décima vez que el rey de la arcilla cede solo dos juegos en un partido a tres sets. Con este triunfo, encadena doce en su terreno favorito desde que el propio Thiem le ganara en Roma el año pasado. Y ojo, 32 sets consecutivos.

¿Y qué estará pensando Grigor Dimitrov, su próximo rival? Que o mejora sus prestaciones o no tendrá nada que hacer este sábado (13:30, Movistar Deportes 2) en semifinales. Nadal buscará su duodécima final en el Principado e irá con furia a por su undécimo título y a retener el número uno para superar a John McEnroe en la lista histórica de semanas en lo más alto del ranking. Los dos están empatados a 170.

Es cierto que a Thiem le faltó paciencia. No jugó como un especialista en tierra, no trabajó los puntos como hay que hacer ante Nadal, pero el balear tampoco le dejó pensar. El primer set fue un curso intensivo de fundamentos. Ese drive envuelto marca de la casa, las derechas invertidas y un revés cruzado que está funcionando de maravilla, y que pinta a objetivo de mejora de 2018, fueron un muro insuperable para el austriaco. Cuando quiso darse cuenta de lo que se le venía encima ya había encajado un rosco.

Otro jugador se hubiera relajado, pero Nadal es una bestia que devora a sus rivales al menor indicio de debilidad. Con 31 años y más de 17 como profesional sigue teniendo hambre infinita. Thiem espabiló lo justo para ganar un par de juegos, pero de ninguna manera pudo hacer frente a la precisión y el saber estar de su contrincante. Diez golpes ganadores y solo nueve errores. Un 84% de puntos ganados con el primer servicio y un 80% con el segundo. Rafa no necesitó más para barrer al quinto favorito del torneo y dejarle ganar solo seis tantos al resto. Impresionante. Ahora espera Dimitrov. El balance es 10-1 para el español. Ahí queda eso.

0 Comentarios

Normas Mostrar