AUSTRALIA OPEN

¡Bombazo!: Novak Djokovic cae ante Istomin, el 117 del mundo


Nadal - Berdych en directo: Open de Australia 2019 en vivo

Nadal - Baghdatis en directo

El grito desgarrado del desgarbado Denis Istomin, 117º del ránking, cuando cerró el partido movió los cimientos de la Rod Laver y del cuadro del Abierto de Australia. El uzbeko venía de disputar el challenger de Bangkok y de perder contra el chileno Garín (211º). Nada hacía presagiar que fuera capaz de tumbar a Novak Djokovic. Pero lo hizo: 7-6 (8), 5-7, 2-6, 7-6 (5) y 6-4 en 4h:48. "Lo primero de todo, lo siento por Novak", acertó a decir con el gesto de asombro detrás de sus gafillas. En tercera ronda jugará contra Pablo Carreño, que avanzó al imponerse al británico Kylie Edmund por 6-2, 6-4 y 6-2.

El maremoto trajo consigo mucho oleaje: Djokovic deja de aspirar al séptimo título en Melbourne, que le hubiera hecho desempatar con la leyenda Roy Emerson. Pierde de una tacada 1.955 puntos, lo que puede hacer que Andy Murray (fue finalista en 2016) refuerce su número uno de seguir avanzando. Y despeja el camino para Rafa Nadal en caso de que este vaya pasando rondas, ya que el serbio habría sido el posible rival en semifinales.

La derrota ante Istomin, que se ganó una invitación en el torneo de Asia y Pacífico, reabre las dudas en torno a Djokovic. En 2016, bajó su nivel desde Wimbledon, acabó rompiendo con Boris Becker que le reprochó falta de dedicación, buscó más cobijo en los consejos del extenista español Pepe Imaz, convertido en 'guía espiritual' y pareció espantar todo de golpe venciendo a Andy Murray en la reciente final de Doha. El batacazo en segunda ronda supone un bofetón.

Istomin, de 30 años y que fue 33º del mundo en 2013, desplegó un gran tenis. Pero a eso se sumó un nivel poco habitual en el serbio, que acabó con 72 errores no forzados y perdió cuatro veces su saque. El maestro del resto no encontró la llave para neutralizar los golpes planos del uzbeko. Desde Wimbledon 2008, cuando perdió contra Marat Safin, el 'Djoker' no se despedía tan pronto en un 'grande'. Abre el camino a los españoles, pues Nadal, Carreño y Ferrer y Bautista (se miden entre ellos en tercera ronda) circulan por su lado.