ROLAND GARROS

Rafa Nadal promete volver tras caer derrotado ante Djokovic

El nueve veces campeón no podrá revalidar el título de Roland Garros al sumar su segunda derrota en toda la historia del torneo por 7-5, 6-3 y 6-1.

París
0

Sin contemplaciones, y como el número uno que es, Novak Djokovic derrumbó las puertas del templo más sagrado de Rafael Nadal y propinó a Nadal, nueve veces campeón en Roland Garros, la segunda derrota de toda su carrera en los Internacionales de Francia: 7-5, 6-3 y 6-1 tras dos horas y 26 minutos entre 21 y 22 grados de temperatura en la Philippe Chatrier.

En el día de su 29 cumpleaños, Nadal dejó París con un balance total de 70 victorias y dos derrotas en Roland Garros, pero esta es la primera vez que aquí se inclina ante Djokovic tras seis triunfos (1-6). Además, esta derrota hace perder a Rafa 1.640 puntos en la ATP (suma 360, defendía 2.000...) y le envía al décimo puesto de la Lista de la ATP: Rafa no ocupaba un lugar tan bajo en el ránking mundial desde abril de 2005. También se trata de la primera vez que Nadal cae en cuartos de final. La derrota ante Soderling, en 2009, se produjo en octavos. “Voy a volver aquí el próximo año y voy a trabajar más duro que nunca para volver aún más fuerte”, promete el propio Nadal.

Desde el explosivo 4-0 que abrió el partido y que el español recuperó en alarde de épica y garra, Djokovic gobernó con las dos armas que han ido minando la mejor etapa en la madurez de Nadal: el resto y el revés, planos y dominadores. Justo cuando Nadal ya había recuperado el demoledor 4-0 para Djokovic, con 5-4 para el serbio y en el arranque del décimo juego... Rafa había ganado un solo punto con segundos servicios: 1/14. No comment.

Infierno. Esa cifra iría subiendo hasta el 29% en el fin del primer set, 38% al fi nal del encuentro: pero el puño de hierro que imponía Djokovic sobre los segundos saques de Nadal terminó concediéndole la primera manga con tanteo de 7-5, tras hora y siete minutos. Un set brutal de desgaste, como un infierno en la tierra del Bosque de Bolonia ya caía en manos del demonio Djokovic: un absoluto punto de infl exión, un turning point. Martilleando desde el centro, Djokovic cobró 18 puntos de rotura sobre los saques de Nadal: aprovechó siete.

Con valor, competitividad y oficio, el Nadal actual (29 años) agrupa una reserva de juego que permite a Rafa manejarse con superioridad, o al menos no en inferioridad, ante cualquier jugador fuera del Top-Ten. Con cualquiera de los diez primeros que no sea Djokovic, este Nadal (cuartofinalista en los dos eventos de Grand Slam de 2015) puede mantener un pulso más o menos igualado. Pero Djokovic ya es otra cosa, es un monstruo casi inaccesible... para Nadal y para el resto, aunque Murray tendrá algo que decirle en la semifinal de mañana.

Exigido al límite, Nadal entregó el segundo set con un solo mal juego al ser vicio... y en el tercero ganó un punto (1/7) con segundos saques. Todo acabó con la segunda doble falta de Rafa y abrumadora superioridad de Djokovic en golpes ganadores: 45-16. Nadal viaja ahora a la hierba: Stuttgart, Queens, Wimbledon. Pero le hierve una determinación sobre todas: quiere volver a ganar Roland Garros.