García-López da el golpe y noquea a Wawrinka

ROLAND GARROS

García-López da el golpe y noquea a Wawrinka

García-López da el golpe y noquea a Wawrinka

MIGUEL MEDINA

AFP

El número 41 de la ATP limpió del camino de Nadal al suizo (posible cruce en semifinales) por 6-2, 5-7, 6-2 y 6-0. Wawrinka cometió 62 errores no forzados.

En lección magistral, Guillermo García-López, albaceteño de La Roda, de 30 años y número 41 del mundo, conmocionó la Philippe Chatrier, ya cayendo las sombras sobre el Bosque de Bolonia. Fue una humillación de cuatro sets al suizo Stanislas Wawrinka, tercer jugador mundial y campeón en el último Abierto de Australia.

García-López ya había batido dos veces anteriores a Wawrinka (2-4), una de ellas en 2011, en el Madrid Open. Pero la exhibición y la conmoción de la Chatrier superaron cualquier expectativa. Wawrinka —que apuntaba a rival de Nadal en unas teóricas semifi nales— terminó aturdido tras dos horas y 23 minutos: al fi n, 6-2, 5-7, 6-2 y 6-0 para el exultante García-López, que en la segunda ronda se medirá con el zurdo francés Adrian Mannarino.

Peso. Wawrinka, Manislas o Stan The Man, compareció con apariencia de estar pasado de peso, y cometió nada menos que 62 errores no forzados (algunos escandalosos, de varios metros), que redujeron a la nada sus 37 golpes ganadores. “Me sentía bien, pero tengo estos altibajos y por eso no estoy al nivel de Nadal o Federer”, resumió el perdedor Manislas, que en Madrid cayó en su debut y en Roma sólo ganó un partido.

Dictando tenis de cátedra, García-López gestionó 12 puntos de break bajo el servicio de Wawrinka. Consumó un total de ocho roturas. Con el revés hecho un bisturí de precisión, el albaceteño firmó 23 golpes ganadores y sólo pudo quejarse de 28 errores no forzados. El partido concluyó con la oscuridad tomando cada rincón de la Chatrier. Si Wawrinka hubiera extendido el cuarto set como diez minutos más, quizá se hubiera podido plantear una suspensión más o menos razonable. Pero el hundimiento de Stan The Man, fue tan memorable... como la lección de alta escuela que impartió el profesor García López.

"No me afectan las emociones, pero temí una suspensión"

"Ahora no me afectan las emociones, pero sí tuve miedo a la suspensión porque todo podía haberse liado. Supe cambiar el ritmo con bolas altas. Lo tenía muy pensado tácticamente para que Stan no impusiera sus primeros golpes. Es una gran victoria, pero no supera la que logré en Bangkok sobre Nadal con Rafa como número uno".

Comentarios

Comentarios no disponibles