Temas del día

"En pista no corro ahora más que Djokovic"

Rafael Nadal

"En pista no corro ahora más que Djokovic"

"En pista no corro ahora más que Djokovic"

felipe sevillano

Capítulo (y II) Rafael Nadal Parera (26 años) no compite desde su derrota ante Lukas Rosol, el pasado 28 en junio en Wimbledon. En exclusiva nacional, Nadal detalla a AS los pormenores de su lesión y la recuperación.

Decía usted, Rafael Nadal, que ha sido 'educado para resistir el dolor', pero que cuando 'se empieza a pensar cómo tienes que poner la pierna cuando arrancas y vas a por la bola... entonces ya es imposible competir'. ¿Quiere esto decir que, después de este parón, puede necesitar remodelar su tenis y cambiar el modo de jugar...?

Eso sería un error. ¿Cuándo y cómo lo iba a hacer? No puedo cambiar a los 26 años. Mi estilo de juego es el que es, no es saque y volea, ni tengo un servicio como el de Isner para mantenerme en los partidos a base de aces. Puedo volear dos o tres veces, pero no puedo estar todo el tiempo yéndome a la red. Con los años he ido jugando más agresivo y he mejorado la posición en la pista. Leo mejor las cosas del juego. No siento tentaciones de hacer cambios drásticos.

Pero sigue manteniendo una alta exigencia física, que parece condicionarle en muchas cosas...

Corro mucho menos que antes y diría que es porque juego mejor tenis. Es la única manera de ganar, seguidos, torneos como Montecarlo, Roma y Roland Garros. Y, por lo que vi y sentí en esos torneos, ahora en la pista yo no corro más que Djokovic. De hecho, ganar esos torneos como hice este año es algo que no se consigue sólo a base de correr, ¿no...?

Al margen del juego en sí, ¿podría plantearse limitar al máximo sus apariciones en torneos de pista rápida sobre superficies duras?

Las pistas duras son muy negativas para mi cuerpo: espalda, rodillas y tobillos. Pero, mmm... no puedo pretender dejar de jugar en pistas duras cuando dos torneos del Grand Slam (Australia y EE UU) se disputan sobre esa superficie. Sé que, aunque está equivocado, este deporte se mueve en esa dirección. Esto es un negocio y esas pistas son más fáciles de construir que las de hierba o tierra. Pero hay un error con esto. Estoy seguro al 100% de lo que digo: no veo jugadores de fútbol ni de baloncesto, que son deportes de movimientos tan rápidos, jugando en pistas tan duras y negativas para el cuerpo. Lo llevo diciendo muchos años y centenares de veces ante la ATP. Pero esto ya no va a cambiar: ni para mí... ni para mi generación.

En definitiva, ¿puede verse obligado a hacer nuevos planes sobre el calendario?

Puede que juegue más que antes sobre tierra batida y me concentre más en esta superficie. Ya no es tan fácil a estas alturas: no sé si hay muchas más opciones.

Al margen de la lesión en sí, ¿es posible aceptar que su rendimiento físico ya no vaya a ser el de otros tiempos?

Quizá no dé el mismo nivel físico que tuve en 2004, 05, 06, 08 y 10... qué sé yo. Siempre se pierde algo, pero eso no me asusta. No soy estúpido. Siempre he sabido que tienes que progresar en otras cosas y creo que lo hecho. Me he mantenido ocho años entre los dos primeros del ránking de la ATP, en lo más alto de la competición. No hace ni cuatro meses que gané en Roland Garros tras una de las mejores temporadas de mi vida sobre tierra. Tengo motivación y confianza. ¿Por qué iba a cambiar todo en cinco meses? ¿Por qué no voy a volver siendo el mismo?

Se cumplen años y las perspectivas vitales cambian.

Pero no puedes mirar al tenis como si fuera un negocio. Has de hacerlo con pasión, yo no sé de otra manera, lo he hecho así durante toda mi vida. Trabajo todos los días todo lo duro que puedo para recuperar la rodilla. Y llevo 20 años con un entrenador apasionado y exigente, mi tío Toni, que te hace entrenar por la tarde si ha llovido por la mañana, o te pasa al entrenamiento del viernes al sábado, si es que continúa lloviendo..

Ampliando eso que apunta, ¿es posible pensar que haya una escuela definida por matices especiales que es la que ha llevado al tenis español a lo más alto y a ser una referencia mundial?

No creo que exista una escuela española. Sí tenemos buenas condiciones para jugar al tenis, muy buen tiempo y una tradición que permite practicar casi cualquier deporte en muchos puntos de España. Mucha gente comprometida fuertemente, buenos entrenadores que te exigen, como hace mi tío Toni... si no tuviésemos todo eso, entonces habría menos posibilidades de que salieran buenos jugadores.

Todos esos buenos jugadores que, incluso sin Rafa Nadal, han dado con España en su novena final de Copa Davis, séptima desde 2000. ¿Le motivaría especialmente reaparecer en la inminente final de República Checa?

Ya quise jugar a partir de los cuartos de final pero no pude porque la rodilla ya no me lo permitió. Ahora no sé cuando podré reaparecer y en el caso de la Davis, dependería de dos cosas: del estado de la rodilla y de que yo estuviera listo para competir hasta un punto tal que convenciera al capitán, Àlex Corretja. No sería mi decisión. A veces perdemos la perspectiva, porque el tenis es un deporte individual... y la Davis es una competición por equipos. Se trata de hacer en cada momento lo mejor para el equipo.

Desarrolle esa reflexión.

-Por ejemplo, el mismo Federer se ha pasado años enteros sin jugar con Suiza y sólo ha estado en la última eliminatoria. Pensaron que era lo mejor. Ahora, Almagro ha jugado cada eliminatoria con España, pero si el capitán dijese que la final debía jugarla otro, creo que Almagro debería estar feliz de todos modos, como todos los jugadores que han ayudado al equipo a llegar hasta la final... o alzar el trofeo. Me haría feliz vivir la atmósfera del equipo. Ahora no puedo decir más.

¿Le ha sorprendido algo en particular y desde fuera sobre cómo se han desarrollado estos meses en el circuito de la ATP?

No puedo decir que me haya visto sorprendido. Federer, que ha sabido conservar el número uno, Djokovic y Murray han estado al control de las cosas, jugando las semifinales y finales. David Ferrer ha venido jugando increíble, merece algo más y aún no ha tenido esa ventana que le falta para asomarse a lo más alto. David tuvo mala suerte con la suspensión de la semifinal del US Open ante Djokovic. Tuvo que pasar en el peor momento para él. Murray parece haber cogido la confianza que antes le faltaba. Para el tenis es bueno que Andy haya subido ahora al nivel más alto.

¿Se ha sentido arropado durante estos últimos meses por sus compañeros de la ATP?

Me hace feliz haber recibido SMS prácticamente de todos. Espero poder agradecerlos: a más tardar, en Australia.

-Y 'su' Real Madrid...

Mmm... lo que hace Mourinho es muy difícil: es la tarea mental de mantener la ambición de todos, cada año y a plena intensidad. Pero donde un equipo como el Real Madrid gana de verdad es en la parte mental. Creo que pueden decidir los partidos con el Barça.