Competición
  • Clasificación Eurocopa

Nadal gana su séptimo Roland Garros y ya es leyenda en París

TENIS | ROLAND GARROS

Nadal gana su séptimo Roland Garros y ya es leyenda en París

Nadal gana su séptimo Roland Garros y ya es leyenda en París

REUTERS

El español logra su séptimo título en París tras derrotar en la final a Djokovic por 6-4, 6-3, 2-6 y 7-5. El manacorí deshace el empate a seis entorchados que compartía con el mítico Bjorn Borg.

Rafael Nadal batió todos los récords en Roland Garros y se convirtió en el único campeón que atesora siete títulos en los Internacionales de Francia, rompiendo el empate a seis. Tras una prolongación de 49 minutos en el cuarto set, Nadal acabó venciendo a Novak Djokovic por 6-4, 6-3, 2-6 y 7-5. El total de duración del partido ascendió a tres horas y 49 minutos. En todo momento, la Pista Philippe Chatrier se volcó en gritos de ánimo a favor de Novak Djokovic.

En el primer juego tras la reanudación, y con la pista mucho más seca que en la jornada del domingo, Nadal arrancó repleto de intensidad (demandada en el entrenamiento matinal por su tío Toni) y quebró el servicio de Djokovic. Con parcial de 2-0, Rafa pasó a conducir el set por 3-2. Con 5-4 a favor de Nadal hubo un amago de lluvia y, ante las quejas de Djokovic, se detuvo el partido por tres minutos. Ahí, Nadal pidió expresamente que "se protegieran las bolas". En este pequeño parón, los jugadores ni llegaron a abandonar la pista. En esta reanudación, Rafa, sacando a 201 y 202 km/h, no tuvo que negociar ninguna bola de 'break' contra su servicio, pero Djokovic fue sufriendo más y más con el saque, hasta que, con 5-6, en el primer 'match point', el serbio no resistió la tensión y entregó el partido con una clamorosa doble falta. En total, Nadal cerró el partido con nueve 'breaks' sobre el servicio de Djokovic, que fracturó en siete ocasiones los saques de Rafa.

Cuando el último servicio de Djokovic en este Roland Garros se marchó largo, Nadal se arrodilló en el fondo de la presidencia y comenzó a llorar de forma irreprimible. De inmediato, Rafa subió al palco de su familia y se abrazó, entre lágrimas con su padre, su madre, su tío Toni y también con un emocionadísimo Pau Gasol. Nunca en la historia del tenis se habían enfrentado dos jugadores en cuatro finales consecutivas de Grand Slam. Tras imponerse en las tres anteriores, Djokovic dominaba este cara a cara por 3-1: Nadal ganó en el US Open de 2010. Djokovic queda apartado de su gran sueño de Roland Garros, el único Grand Slam que le queda por conquistar, y Nadal desborda a Borg en lo más alto del Olimpo de campeones en los Internacionales de Francia. "Rafa fue hoy mucho mejor jugador", sentenció Novak Djokovic. Tras recoger la Copa de los Mosqueteros de manos de Mats Wilander (campeón en París en 1982), Nadal felicitó a Djokovic ("ha sido un privilegio jugar esta final contra Novak") y, en su discurso tras escuchar el himno de España, Rafa fue concluyente: "Roland Garros es para mí el torneo más importante del tenis y este triunfo será algo que no olvidaré en toda mi vida".