Ferrero puso el calor y el primer punto para España

COPA DAVIS

Ferrero puso el calor y el primer punto para España

Ferrero puso el calor y el primer punto para España

Reuters

A pesar de los problemas físicos que ha tenido durante todo el partido, el español se ha impuesto a Kukushkin.

La nueva España de Álex Corretja, obligada a renovarse por completo tras la final de Sevilla, se estrenó con victoria en Oviedo, en la primera ronda de Copa Davis. Juan Carlos Ferrero, que diera en el 2.000 el punto a España que valía la primera Ensaladera, ganó a Mikhail Kukushkin por 6-1, 4-6, 7-6 (7/2), 4-6 y 6-4 en el estreno de la eliminatoria. Pero con sufrimiento, en un partido de vaivenes en el que sufrió un problema en el abductor de su pierna derecha, en el tercer parcial, que sembró de incertidumbre al banquillo español.

El de Onteniente, que volvía al equipo tras más de dos años, puso el calor en un Pabellón de los Deportes muy frío. Cerca de 2.000 personas moteaban las gradas de un recinto habilitado para 5.800. Los nombres pesan. Y aquí no están Nadal, Ferrer, Feliciano y Verdasco aunque sí juegan un exnúmero uno mundial y el actual 11º, Nicolás Almagro.

Ferrero, que sólo había disputado este año dos partidos saldados con dos derrotas (la última en cinco sets, eso sí, con Troicki en Melbourne), sacó sus galones e hizo valer su experiencia en Davis donde ya suma 18 victorias por 7 derrotas. Kukushkin (61º del mundo) venía de firmar un buen Abierto de Australia, retirándose en octavos contra Murray, y fió sus opciones al riesgo. Acabó con 101 errores no forzados. Ya en el primer set contabilizó 21. Mientras, un Ferrero que el domingo cumple 32 años y ocupa el puesto 48º, se mostró sólido. Ganó todos los puntos que jugó con su segundo servicio (11/11) en esa primera manga, consiguió rupturas en los juegos segundo y sexto a finiquitó con 6-1.

Luego los dos jugadores se montaron en una montaña rusa. Kukushkin se aprovechó de un bajón de Ferrero, subió el nivel de su tenis y endosó seis juegos seguidos al español que supusieron el 4-6 del segundo set y un 0-4 en el tercero. Errores infantiles del ruso nacionalizado kazajo y una reacción del público español espabilaron a Ferrero, que igualó a cinco con cuatro juegos consecutivos y se dirigió preocupado a Corretja. "Preguntadle si puede acabar el set", se oyó en el banco rojo. Con 5-6 tuvo que ser atendido de un pinchazo en la inserción del abductor de su pierna derecha. Volvió al partido con un vendaje compresivo y ganó el set en el tie-break por 7-6 (7/2).

El kazajo residente en Moscú no se arrugó, aprovechó dos bolas de rotura en quinto juego del cuarto set y acabó igualando (4-6). Llegados al abismo del quinto, Kukushkin apretó para romper de inicio y el de Onteniente, 48º del mundo en la actualidad, desperdició dos bolas de break en el cuarto juego que le hubieran metido en el partido. Iba 1-3 abajo y le echó coraje. "¡Vamos tío, confía!", le gritaba Corretja. Y supo sufrir. Igualó (3-3) y cabalgó hacia la victoria por 6-4.

"He acusado el tener que correr y sufrí calambres. Estos partidos son duros, pero no imaginaba que lo fuera a ser tanto. Un jugador tan anárquico suele fallar más en tierra. El punto me sabe a mucha gloria", resumió Ferrero. Ahora, con España 1-0 en Oviedo, turno para Nicolás Almagro contra Andrey Golubev.