Cerolímites

El blog del deporte Outdoor, los Viajes de Aventuras y el estilo de Vida Activo.

Autor: Eduardo Salete
POR
Eduardo Salete Twitter

Cero Límites

Entrevista con Hervé Barmasse

"Como un cuento de hadas, la montaña me pertenecía incluso antes de mi nacimiento".

Entrevista con Hervé Barmasse
Hervé Barmasse

La razón por la que los humanos, sin necesidad alguna, cruzan desiertos, se sumergen a profundidades letales o escalan montañas imposibles es algo que rebasa el sentido común, y que probablemente se esconda enterrado tras sus oscuras y retorcidas cadenas de ADN que la evolución ha cincelado durante cientos de miles de años.

Y sí hay un alpinista que pueda estar destinado genéticamente a escalar montañas, ese es Hervé Barmasse. "Como un cuento de hadas, la montaña me pertenecía incluso antes de mi nacimiento" - afirma Hervé. Su padre, Marco Barmasse, partía para un primer ascenso invernal de la cara oeste del Matterhorn, cuando su madre estaba dando a luz. Desde entonces, Matterhorn se ha convertido en el patio de recreo de Barmasse. 43 años después, a principios de marzo pasado, se convirtió en la primera persona en escalar solo las seis aristas a la cima del Matterhorn al completar la dificilísima ruta de Amicis.

"Prefiero abrir nuevas rutas o repetir las más famosas con un estilo diferente."

Hervé, mito viviente del alpinismo, es la cuarta generación de alpinistas y guías de montaña del Matterhorn. Ourea donde el montañero italiano se crio y por la cual siente verdadera obsesión. Es bastante probable que su fisiología, al cabo de generaciones, se haya adaptado a las alturas igual que los bajaus, nómadas marinos de Malasia y Filipinas, heredan rasgos fisiológicos para ahorrar oxígeno en sus inmersiones en el mar. Solo así se explica su sorprendente capacidad y pasión.

P. ¿Por qué empezaste a escalar?

R. La decisión de escalar fue la consecuencia de un período poco afortunado de mi adolescencia. Solía esquiar, se me consideraba un prometedor esquiador alpino, pero un grave accidente acabó prematuramente con lo que podría haber sido una brillante carrera. Tras volver a caminar, mi padre, al verme bajo de ánimos con mí “nueva” vida sin deporte a nivel competitivo, me llevó a escalar al Cervino (Matterhorn), y todo cambió. Decidí que las montañas serían mi vida.

Para aquellos que, como yo, suelen escalar en solitario, diría que el calzado marca la diferencia mucho más que otros elementos.

P. ¿Prefieres escalar rutas duras y famosas ya escaladas, o explorar nuevas?

R. Si puedo, prefiero abrir nuevas rutas o repetir las más famosas con un estilo diferente. Por ejemplo, en solitario o en invierno o, si voy al Himalaya, en un estilo alpino. Prefiero aportar algo nuevo a mi vida y, si puedo, algo nuevo a la historia del alpinismo.

P. ¿Cuál es tu próximo proyecto?

R. Tengo varios. Uno de ellos sigue siendo el Cervino, pero el cambio climático hace que la realización de este proyecto sea particularmente difícil porque las condiciones de la montaña nunca son favorables. Por otra parte, tengo en mente un proyecto que nunca se ha intentado anteriormente en los Alpes y, además, quiero volver al Himalaya, tal vez el próximo invierno intento hacer una subida que no se haya hecho antes. Aparte de los proyectos deportivos, hay otros que podríamos definir como culturales. Pronto se estrenará una película y después un libro.

P. ¿Cuál es tu equipación favorita de escalada? ¿Qué es lo que nunca falta en tu mochila?

R. Para aquellos que, como yo, suelen escalar en solitario, diría que el calzado marca la diferencia mucho más que otros elementos. Si un pie se resbala, estás jodido. Con The North Face estamos a punto de lanzar al mercado un producto innovador que, obviamente, encuentra en las suelas Vibram, la garantía desde el punto de vista de seguridad. Durante el último solo en Cervino, incorporé un nuevo aspecto para el perfeccionamiento en el test del calzado. En mi mochila nunca debe faltar la conciencia de lo que hago. Si te equivocas estando solo, estás “jodido”.

P. ¿Cuál es la montaña más hermosa que has escalado? ¿Y la más difícil?

R. Si vives a los pies del Matterhorn se hace difícil encontrar una montaña más bonita. No obstante, cada pico tiene su propio encanto y sobre todo te regala diferentes emociones. La montaña más difícil considero que es aquella que aún no he tenido la oportunidad de escalar.

P. ¿Y dónde te gustaría escalar que todavía no has tenido la oportunidad?

R. Me encantaría escalar en Perú y Alaska. Tan pronto como la situación de la pandemia lo permita, serán mis próximos destinos.

P. ¿Con qué alpinista te gustaría, o te hubiese gustado, escalar?

R. Como padre, respondería que con mis hijas, pero todavía son demasiado pequeñas. Si miro hacia atrás, me hubiera gustado escalar con Royal Robbins, Walter Bonatti y Lionel Terray. En cuanto a escaladores y alpinistas españoles, me gustaría compartir una experiencia con Alberto Inurrategi, Carlos Suárez, Kilian Jornet y Jordi Tosas.

P. ¿Qué consejo darías a alguien que se quiera iniciar en el alpinismo?

R. Que no tenga miedo de luchar, ya que le ayudará a afrontar mejor la vida. Apoyarse en los guías alpinos para aprender a dar los primeros pasos y no cometer errores graves. No imitar a otros escaladores, sino buscar su propio objetivo y su propio ascenso y sobre todo, divertirse respetando la naturaleza. Hoy en día lo que cuenta no es poder llegar a la cima, sino la forma de lograrlo.

Hervé Barmasse

Nació a las faldas del Matterhorn, a tan solo 8 Km en Valtournenche, un frío día de diciembre de 1977, quizá por eso le gustan tanto los ascensos invernales. Su primera pasión no fue el alpinismo sino el esquí, en el que despuntó como una figura muy prometedora pero los dioses de la montaña le habían tejido otro destino desde hacía cuatro generaciones de Barmasse alpinistas y guías de montaña. Con 16 años, tras una grave lesión de esquí, el padre de Hervé le descubrió las maravillas del mundo del alpinismo.

Ahora, considerado una de las grandes estrellas del alpinismo, Hervé escala solo para experimentar las emociones que únicamente puedes sentir si te sumerges de lleno en la naturaleza de la forma más honesta. Para Hervé no hay nada de heroico en culminar cumbres, las montañas no son nunca conquistadas, solo se dan a conocer, y solo a través de la filosofía del alpinismo clásico. De Hervé, el alpinista Reinhold Messner, la primera persona en escalar los 14 ochomil, dijo: “Hace un tiempo dije que el montañismo había fracasado, pero hoy digo que no, eso no es cierto, porque hay jóvenes como Hervé Barmasse. Los jóvenes como él defienden los verdaderos valores del montañismo tradicional ”. El resto es historia grande del montañismo.