Cerolímites

El blog del deporte Outdoor, los Viajes de Aventuras y el estilo de Vida Activo.

Autor: Eduardo Salete
POR
Eduardo Salete Twitter

Cero Límites

¿Quieres mejorar en tus entrenamientos? Cómprate unos auriculares

10 beneficios de escuchar música antes y durante la actividad física.

¿Quieres mejorar en tus entrenamientos? Cómprate unos auriculares

Un reciente estudio de la Universidad de Estocolmo, realizado sobre 252 atletas de élite, sugiere que los deportistas profesionales escuchan música durante el calentamiento, las sesiones de entrenamiento y antes de las competiciones con propósitos claros. Según este estudio los atletas afirman que escuchar música aumenta la activación previa al evento, el afecto positivo, la motivación, los niveles de rendimiento, la confianza y experimentar el “estado de flujo”.

Otro estudio del 2020 de varias universidades italianas demuestra que escuchar música en actividades de resistencia o alta intensidad tiene evidentes efectos beneficiosos, sobre todo en las de resistencia, y que la música mejora las cargas de entrenamiento, el rendimiento, pero avisa de que existe el riesgo de una percepción alterada del esfuerzo. “La música suele utilizarse como un elemento disociativo. Es decir, un motivo para evadirse del esfuerzo y el dolor durante el entrenamiento. Con música muy motivadora y un ritmo acelerado (130 pulsos por minutos), la capacidad disociativa se multiplica incluso en entrenamientos de alta intensidad”. Afirma Matthew Stork investigador de la Universidad de la Columbia Británica. Es lógico pensar que el riesgo de un entusiasmo desmedido y el efecto analgésico disociador que la música provoca sobre los practicantes es mayor en los aficionados que en los profesionales, mucho más conscientes de las condiciones de su cuerpo, sus límites y sus medidos y monitorizados entrenamientos.

Matthew Stork descubrió durante sus investigaciones que la música con un tempo rápido acelera la frecuencia cardíaca del deportista incluso antes de comenzar el ejercicio. Para Stork la explicación reside en el fenómeno de arrastre o inducción, por el cual el ser humano sincroniza sus ritmos biológicos con el ritmo de la música. Otra investigación de la Universidad Memorial de Terranova (Canadá) encontró que la música con un ritmo alto, de 130 pulsos por minuto, puede prolongar los ejercicios de alta intensidad debido al aumento de resistencia del deportista y la baja percepción del dolor. Pero además, que la recuperación de la frecuencia cardiaca a niveles de reposo se alcanza mucho antes cuando se entrena escuchando música. Lo que indica que la música no solo actúa como activador sino como relajante de la actividad cardiaca.

Para el Dr. Costas Karageorghis de la Universidad de Brunel está claro: “La música facilita la concentración del deportista, eleva la moral, dispara una serie de emociones, altera el estado de ánimo, evoca recuerdos, incrementa el esfuerzo, aumenta la emoción, induce estados de mayor actividad, reduce la inhibición, provoca movimientos rítmicos sincronizados con la canción y mejora la ejecución de la técnica”.

EFECTOS DE LA MÚSICA DURANTE LA ACTIVIDAD DEPORTIVA

  • Mejora el buen humor.
  • Eleva la predisposición y la motivación.
  • Rentabiliza el consumo energético.
  • Relaja la musculatura.
  • Mejora la técnica.
  • Reduce la percepción del esfuerzo.
  • Eleva la concentración.
  • Eleva la confianza.
  • Induce el estado de flujo.
  • Acelera y desacelera el ritmo cardíaco.

3 auriculares deportivos para todas las ocasiones

Klipsch T5 II True Wireless Sport McLaren

Klipsch T5 II True Wireless Sport McLaren.

Los auriculares oficiales del equipo de Fórmula 1 McLaren. Son resistentes al polvo y al agua, están construidos con un sistema para eliminar la humedad de las almohadillas (de viscoelástica Comply) y garantizan un agarre perfecto en cualquier actividad. Disponen de una antena exterior para filtrar y aclarar los sonidos externos para no estar incomunicados. Tienen una autonomía de 8 horas, y 32 horas de recarga en el estuche sin conectarse. P. V. P. 279 euros

Bose Air Buds

Bose Air Buds.

Sonido perfecto, ligeros, se ajustan al pabellón auricular gracias a las puntas StayHearTM Max en tres tamaños. Son resistentes al sudor y a la lluvia, comprobado; e incluso en esas condiciones el control táctil funciona perfectamente. Tienen una reserva de carga de cinco horas, y de diez horas el estuche donde se recargan. P. V. P. 199 €

Vert de Skullcandy

Vert de Skullcandy.

Los auriculares para los que tienen que llevar casco en sus actividades outdoor. Gracias a la tecnología “Stay Aware” el deportista podrá escuchar música sin aislarse del exterior para no sufrir accidentes. Encajan perfectamente debajo del casco y el gorro, y son resistentes al agua y el sudor. Están conectados a un botón exterior bluetooth manejable con guantes que permite gestionar la música o recibir llamadas. P. V. P: 79.99 € en Amazon