Cerolímites

El blog del deporte Outdoor, los Viajes de Aventuras y el estilo de Vida Activo.

Autor: Eduardo Salete
POR
Eduardo Salete Twitter

Cero Límites

Yoga, el "entrenamiento" que le cambiará la vida

El Yoga ya es parte fundamental del entrenamiento de grandes profesionales del deporte extremo, y una tendencia imparable entre los amantes del aire libre.

Yoga, el "entrenamiento" que le cambiará la vida
RUNGROJ YONGRIT EFE

Recuerdo una inmersión del apneísta Umberto Pelizzari en Rapallo en el 2000, si la memoria no me falla creo que bajó a -150 metros de profundidad, por supuesto hazaña que yo no contemple “in situ” porque estaba sobre un barco de la armada italiana en superficie. Pero lo que sí tengo fresco, porque me dejó marcado, son los casi 25 minutos que Umberto empleó en meditar en superficie antes de acometer el descenso bajo el mar de Liguria. Ojos cerrados, sentado adoptando la postura de loto, y respirando rítmica y profundamente.

En el buceo a pulmón libre, la meditación antes de las inmersiones ya era una técnica preparatoria hace más de dos décadas, y con unos resultados asombrosos. El corazón del cubano Pipín Ferreras, plusmarquista mundial de este deporte, bajaba durante el descenso a 40 pulsaciones por minuto y solo alcanzaba las 100 pulsaciones cuando volvía a la superficie.

Recientemente otros deportistas outdoor como surfistas, ciclistas o esquiadores han encontrado en la meditación, y más concretamente en el yoga, una parte esencial de su entrenamiento.

En el buceo a pulmón libre se busca la relajación para consumir la cantidad mínima de oxígeno. En deportes explosivos, como el esquí fuera de pista o el surf, la tensión y el nivel de estrés son muy altos. Con el yoga se busca la relajación anatómica y el equilibrio emocional.

El yoga, a través de los estiramientos previene las lesiones y prepara el cuerpo para actividad intensa mucho mejor que los entrenamientos de gimnasios con pesas. Que no implica que supla a estos últimos, sino que los complementa de forma optima.

Uno de los puntos importantes del yoga, es la concentración en la respiración. El centro neurálgico de toda meditación. La respiración profunda y controlada, y la concentración constante en el proceso de respiración libera la mente de toda nube de preocupación y llevan al atleta a un estado de serenidad. El mismo estado en el que se encuentra un maestro del Karate cuando realiza la respiración zazen, la respiración de meditación budista.

El MTB Freestyle, es un deporte explosivo que ejerce mucha tensión en sus participantes. Crankworx Innsbruck 2019.

La relajación permite que la energía fluya mejor y por lo tanto que las actividades mecánicas como remar en el surf, pedalear en el ciclismo, o escalar en las montañas se realicen de forma más flexible, con más potencia y con un mayor rendimiento energético.

Pero el Yoga no solo tiene efectos positivos para los atletas, por eso se celebra el 21 de Junio el día internacional del Yoga. Según la escuela de medicina de la Universidad de Harvard, la práctica del Yoga mejora el estado mental y emocional , pero también ayuda en casos migrañas, problemas de equilibrio y movilidad, esclerosis múltiple, enfermedad inflamatoria intestinal o la fibromialgia.

Pero además el yoga ayuda a reducir el dolor lumbar crónico. La Sociedad del Dolor Americana recomienda a los médicos que receten a sus pacientes el yoga como terapia para combatir esta afección, en vez de analgésicos.

Otros estudios científicos aseguran que el yoga es una actividad perfecta para las personas con problemas de artritis reumatoide. No solo para poder realizar la actividad, con poco impacto y muy amable, si no para reducir los síntomas de esta enfermedad crónica.

Los beneficios de la práctica del Yoga y la meditación son tan amplios y observables en el corto espacio de tiempo, que su práctica ha explotado en el mundo del deporte outdoor y ya forma parte de la rutina de entrenamiento de grandes campeones como el surfista Kelly Slater, la campeona olímpica de snowboard Anna Gasser o el ciclista profesional de MTB Timo Pritzel. Una tendencia imparable que ya tiene grandes eventos como el Mountain Yoga Festival en St. Anton, Alpes austriacos, la cuna del esquí alpino.